Posts by admin

Bienestar Animal del Zoo necesita tu ayuda

diciembre 11, 2020 Posted by Zoolidarízate 0 thoughts on “Bienestar Animal del Zoo necesita tu ayuda”

La clínica veterinaria del Zoo requiere varios insumos médicos para su tarea diaria de cuidado de animales que viven en este centro, o de los que llegan rescatados, para lo que necesitamos el apoyo de la ciudadanía. En tu próxima visita al Zoo puedes traer una donación de cualquiera de los insumos que detallamos a continuación, que puedes encontrarlos en las principales farmacias:

  • Papel periódico
  • Guantes quirúrgicos estériles – talla 7 y 8
  • Jeringa descartable (3cc #23)
  • Suturas Vicryl (0)
  • Suturas Vicryl (1)
  • Suturas Vicryl (2-0)
  • Suturas Vicryl (3-0)
  • Suturas Vicryl (4-0)
  • Suturas Vicryl (5-0)
  • Sondas Nelaton (#10)
  • Sondas Nelaton (#12)
  • Sondas Nelaton (#18)
  • Sondas Nelaton (#20)
  • Microgotero Braun
  • Hojas de bisturí BD (#24)
  • Hojas de bisturí BD (#20)
  • Mariposa pericraneal Herenco (#21)
  • Sondas nelaton (#12)
  • Sondas nelaton (#8)
  • Catéter Nipro (#18)
  • Catéter Nipro (#20)
  • Catéter Nipro (#22)
  • Catéter Nipro (#24)
  • Sonda Foley 2 vías (#18)
  • Sonda nasogastrica (#10)
  • Sutura Prolene (0)
  • Sutura Prolene (1)
  • Agujas descartables (#22)
  • Agujas descartables (#21)
  • Agujas descartables (#18)
  • Agujas descartables (#20)
  • Agujas descartables (#23)
  • Jeringa descartable (20cc)
  • Guantes quirúrgicos estériles Nipro (Talla 6.5)
  • Agua bidestilada Sanderson (Amp.10ml)
  • Zapatones desechables
  • Vasos recolectores de orina
  • Tubo vacutainer tapa lila (5ml)
  • Tubo vacutainer tapa roja (10ml)
  • Fixomull Stretch gasa adhesiva
  • Venda adhesiva elástica (7.5×4.5 cm)
  • Leukomed T apósito absorbente
  • Alcohol antiséptico (1000 ml)
  • Gasas Brooklyn (100 unidades)
  • Agua oxigenada Laturi (1000ml)
  • Nexcare esparadrapo transpore
  • Leukoplast esparadrapo impermeable
  • Gasa vaselinada Nucast

Cada aporte que recibimos es imprescindible para nuestro trabajo por el bienestar la fauna silvestre.

Material para enriquecimientos ambientales y condicionamientos

Los enriquecimientos y ambientaciones de hábitats para los animales del Zoo, representan una parte esencial para su comodidad en los recintos, por lo que el departamente de Bienestar Animal requiere la donación urgente de los siguientes insumos:

  • Papel periódico
  • 200 metros de tela tejida de yute
  • Techo translúcido para recintos y cuartos de noche (15 unidades)
  • Kaveta robusta 40 cm (alto) cerrada (60cm de largo x 40cm de ancho) (20 unidades – color plomo)
  • Kaveta robusta 32 cm (alto) cerrada (60cm de largo x 40cm de ancho) (20 unidades – color plomo)
  • 2 rollos de soga de 5/4”
  • 2 rollos de soga de yute de 5/4 (200 m)
  • 20 unidades de bebederos de roedores (250 ml)
  • 20 unidades de bebederos de roedores (80 ml)
  • Piolas de yute (delgada y gruesa)
  • Pelotas de mimbre (pequeñas, medianas y grandes)
  • Kongs (pequeños, medianos y grandes)
  • Esencias de sabores (1 litro)
  • Juguetes para aves y monos
  • Mangueras de bombero para hamacas de animales
  • Palets
  • Pelotas de polietileno (medianas y grandes)
  • Pelotas de plástico de colores (medianas y grandes)
  • Malla electrosoldada (rollo – 2m x 0.5m)
  • 1 rollo de malla de gallinero
  • Atomizadores de 1 litro (10 unidades)
  • Oasis cuadrados
  • Recipientes plásticos rectangulares o cuadrados de 10 o 12 litros (20 unidades)
  • 10 basureros grandes
  • 50 unidades de focos rojos
  • Piezas de 1m2 de Astroturf (20 unidades)
  • Camas de heno para habitaciones de animales

El Día Internacional del Jaguar recalca acciones pendientes para su conservación

noviembre 25, 2020 Posted by Actividades en el Zoo, Boletines, Educación 0 thoughts on “El Día Internacional del Jaguar recalca acciones pendientes para su conservación”

Los jaguares enfrentan hoy en día las amenazas más fuertes a lo largo de todo su hábitat en los ecosistemas de la América tropical. Esta situación exige urgentemente que se ejecuten acciones y esfuerzos reales que garanticen la persistencia del jaguar en cada uno de los territorios, de acuerdo a las problemáticas locales. Estas necesidades se encuentran plenamente identificadas en los países de la región, a través de diferentes estrategias y planes de acción para la conservación de esta especie.

Además de asegurar que las selvas tropicales estén libres de deforestación, cacería y polución, es necesario que se desarrollen acciones de conservación ex-situ, es decir, en espacios como zoológicos y centros de rescate. El plan de acción para la conservación del jaguar en Ecuador establece la necesidad de que el trabajo desarrollado con jaguares mantenidos bajo cuidado humano en ese tipo de instituciones, sea una garantía para que, progresivamente, se fortalezcan las poblaciones silvestres que actualmente enfrentan amenazas críticas.

Iniciativas de la Educación Ambiental, enfocadas en contenidos que se centren en el jaguar, proyectos de reproducción de jaguares para reinserción, o investigaciones promovidas desde casos particulares de jaguares mantenidos en zoológicos, son algunas alternativas que ya se han desarrollado en diversos centros de rescate del continente. Por ejemplo, el Parque Nacional Iguaçu (Brasil), que es parte de la Asociación Latinoamericana de Parques Zoológicos y Acuarios (ALPZA), a la que también pertenece el Zoo de Quito, actualmente ejecuta el Proyecto Jaguares, con el que se desarrollan acciones en tres áreas: investigación, engagement y coexistencia.

En investigación se monitorea la densidad de población de jaguares, a través de censos cada 2 años, estudio de base de presas, análisis de dieta y captura de jaguares para la instalación de collares para monitoreo.

Las actividades de engagement consisten en un trabajo de sensibilización y difusión de información sobre el jaguar, en comunidades de 14 municipios vecinos del Parque Nacional, con el fin de despertar un sentido de pertenencia con la especie. Además, crearon Time Panthera, un proyecto de ciencia ciudadana y participación comunitaria en las acciones del proyecto. En cuanto a la coexistencia, la población recibe constantes inducciones respecto a buenas prácticas de tenencia responsable de mascotas para prevenir depredación, indicaciones de seguridad en caso de depredación o avistamiento de jaguares, hasta la instalación de dispositivos anti-depredación, con el objetivo de aumentar la tolerancia de las personas a los grandes felinos. También identifican talentos locales que se pueden aprovechar para generar ingresos alternativos y agregar valor a los jaguares vivos.

Una conmemoración necesaria

Este domingo 29 de noviembre se conmemora el Día Internacional del Jaguar (Panthera onca), una fecha establecida por la urgencia de promover la conservación del felino más grande de América. Además, es una oportunidad para reafirmar la importancia de este animal como especie paraguas, es decir, que su existencia en extensos territorios con diferentes tipos de hábitats, significa la protección para otras especies menores con las que coexiste, lo cual garantiza la vigencia de las funciones de los ecosistemas en los que está presente.

En Ecuador, el Jaguar habita en la Costa, Amazonía y en estribaciones dentro de bosques tropicales y subtropicales. Las amenazas principales que enfrenta esta especie son la caza ilegal, la deforestación y la degradación ambiental de las selvas que habita. Según WWF, esas razones ubican a este felino en la categoría de especie “casi amenazada” de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), situación que se agrava  en nuestro país, donde está clasificada como “En Peligro” en la Amazonía, y “en Peligro Crítico” en la Costa.

Martín Bustamante, director del Zoológico de Quito, señala que el jaguar ha sido una especie prioritaria para el Zoo, lo cual se ha promovido con mensajes y contenidos de educación que tienen como protagonista a esta especie. Asimismo, considera que la conservación del jaguar todavía requiere que en Ecuador se promuevan mayores esfuerzos y se sigan las recomendaciones del Plan de Acción Nacional.

Por su parte, Gabriela Arévalo, directora del departamento de Educación para Conservación de este centro de rescate de vida silvestre, considera que es indispensable trabajar en proyectos de investigación que nos permitan conocer la percepción que la ciudadanía tiene respecto a esta especie, tanto en la urbe como en las zonas cercanas donde habita, y a partir de esos resultados desarrollar proyectos sostenidos de educación ambiental orientados a promover la protección a este especie. Por tanto, es fundamental invertir recursos y acciones en procesos educativos a nivel comunitario, formal e informal dirigidos a todo tipo de público.

Arte y educación inspiradas en la causa del Jaguar

Mo Vásquez, artista visual quiteña, pintará un mural en un espacio del Zoológico de Quito, con un diseño que recordará a Felipe, un jaguar que vivió durante varios años en este centro de rescate, al que llegó después de que una persona intentó criarlo como mascota. Pero no solo representará a un individuo, sino que será la imagen simbólica del espíritu de los jaguares que han llegado al Zoo, principalmente por ser víctimas de tráfico ilegal o cautiverio doméstico.

“Hace tres años me encuentro investigando y pintando la selva, especialmente la flora y el mundo felino de la Amazonía ecuatoriana”, menciona Mo Vásquez, explicando que esa investigación consistió en recorrer varias provincias de esa región para admirar entornos y especies silvestres “especialmente el jaguar, considerado como un protector de la selva. Recordemos que esta especie se encuentra severamente amenazada por la caza ilegal y destrucción de su hábitat”.

Para ella es importante hacer esta obra, ya que así pretende aportar, mediante su trabajo y talento, al objetivo primordial de que la gente conozca más sobre la importancia de la conservación de este felino. “Pintar un mural en el Zoológico de Quito es realmente significativo, y más aún en la fecha en la que se conmemora el Día Internacional del Jaguar. Creo que es una forma de visibilizar, a través de un mural, a esta especie cultural que se ve amenazada y que ha perdido gran parte de su territorio, y por ende su hábitat. Es por ello que también representará el hábitat natural donde vive el jaguar”, expresó.

El desarrollo de esta obra, que se efectuará entre el 26 y el 29 de noviembre, será el eje de un conjunto de actividades previstas por el departamento de Educación para la Conservación, con el fin de que los visitantes del Zoo descubran al felino más grande de América a través del arte, experimenten con sus sentidos y conozcan lo más importante de este animal.

Conviértete en un jaguar

Durante estos días, el equipo de educadores y voluntarios del Zoológico de Quito centrarán sus actividades educativas en el jaguar. “Queremos que quienes vengan al Zoo se sientan jaguares. Descubran a este animal poniéndose en sus patas, bajo su piel, percibiendo el mundo desde los sentidos de un felino”, mencionó Michelle Ángulo, jefa de educadores. El objetivo es que mientras recorren los senderos del Zoo conozcan a este especie, la identifiquen como un felino nativo de los bosques del Ecuador, se sientan cautivados por su belleza y fuerza, y se comprometan a investigar más sobre ellos y a apoyar su conservación.

Cronograma “Somos Jaguares”

Jueves 26 a domingo 29Sendero de huellasJuego de exploración y descubrimiento inspirado en las huellas del jaguar.
Jueves 26 y Viernes 27 (de 11h00 a 15h30) 

Sábado 28 (de 09h00 a 16h00)

Vive los sentidos del Jaguar En una estación de sentidos, las personas experimentan sensaciones cercanas al olfato, vista y tacto de los jaguares.
Jueves 26 y viernes 27 (12h00 – 13h00 -14h00 -15h00)

Sábado y Domingo (10h30 a 16h00)

Títeres, cuentacuentos y otras historiasHistoria interactiva sobre el jaguar que viven en el Zoo de Quito.
Domingo 29 (15h00)Develación del mural  

 Además, jueves y viernes de esta semana los visitantes encontrarán huellas de jaguar hechas con cemento, para pintarlas mientras observan el trabajo que se hace en el mural. Después, las huellas pintadas serán ubicadas al costado del sendero en las inmediaciones del recinto de jaguar, como símbolo de empatía con la causa de protección y conservación de la especie. Además, los visitantes, guiados por nuestros educadores, podrán pintar huellas, manchas y otros rasgos de los jaguares en algunas bancas del Zoológico, así como una rayuela también diseñada por la artista.

Durante el mes de diciembre, el equipo de Educación para la Conservación realizará talleres online con niños y niñas de la escuela Homero Viteri Lafronte en Guayllabamba, enfocados en dar a conocer lo más importante sobre el jaguar.

Las Tortugas No Somos Mascotas: una iniciativa para visibilizar la problemática del tráfico y mascotización de tortugas

octubre 28, 2020 Posted by Uncategorized 0 thoughts on “Las Tortugas No Somos Mascotas: una iniciativa para visibilizar la problemática del tráfico y mascotización de tortugas”

Detrás del tráfico de tortugas existen hechos y consecuencias poco conocidas. La cadena del tráfico de vida silvestre esconde mucho sufrimiento y destrucción a los ecosistemas; las tortugas son sacadas de ríos y bosques cuando apenas son unas crías. Son transportadas, en algunos casos envueltas en cintas de embalar, amarradas, o cubiertas de plástico, colocadas unas sobre otras dentro de cajas de cartón o maletas. Pasan horas e incluso días sin agua y sin comida. Las pocas que sobreviven son vendidas como mascotas. 8 de cada 10 individuos silvestres víctimas de este proceso ilegal mueren antes de llegar a su destino como consecuencia del maltrato, el miedo y el estrés.

El destino final de estos animales es la muerte o la condena a una vida en peceras o espacios artificiales para que sobrevivan lejos de sus hábitats. En otros casos son cazadas para el uso de su caparazón o para la venta de su carne. Sin duda es una especia altamente vulnerada, y pese a existir una normativa que las protege y noticias periódicas reportando el decomiso de tortugas, existe poca sensibilización de la ciudadanía sobre el tema. A diario, los centros de rescate del país reciben tortugas terrestres, acuáticas y semiacuáticas que viven como mascotas dentro de espacios domésticos reducidos.

Esta realidad ha impulsado al Zoológico de Quito a proponer acciones de formación ciudadana enfocadas a la no mascotización de tortugas a través de la campaña Las Tortugas no Somos Mascotas. Es necesario que la ciudadanía conozca esta problemática que afecta directamente a la salud de los ecosistemas por tanto también a la salud humana, promover educación ambiental, destinada a evidenciar las amenazas que enfrenta la fauna silvestre en el país, y transformar la relación de las personas con la vida animal. Adultos, jóvenes y niños deben saber que las tortugas, y ningún animal silvestre, son mascotas. “Esta campaña fue planteada desde la necesidad de visibilizar el problema del mascotismo y el tráfico ilegal, para que a más gente le incomode el mascotismo de tortugas”, manifestó Martín Bustamante, Director del Zoológico de Quito.

Día a día, el Zoológico de Quito y otros centros de rescate del país son testigos de la relación indiferente y de destrucción que existe contra la vida silvestre. Llegan tortugas con caparazones destrozados, mordeduras de perros, enfermedades en su piel, deformaciones. Una parte de las tortugas son entregadas por personas que las compraron porque no sabían que no son mascotas. En ocasiones dicen haberlas recibido como regalos para los niños de la casa, que fueron abandonadas por vecinos o encontradas en medio de una carretera y hasta en la basura.   

Al vivir fuera de su hábitat natural, las tortugas desarrollan varios problemas físicos porque no gozan de condiciones adecuadas para su desarrollo. Muchas personas que tienen tortugas como mascotas mencionan que les dan el cuidado necesario porque les tienen en peceras y las alimentan bien, pero esto no es suficiente. Al limitar su espacio, las tortugas sufren y no afrontan un proceso natural de desarrollo. 

A inicios de la pandemia, una tortuga motelo (Chelonoidis Denticulata) llegó hasta el Zoológico de Quito. La persona que la entregó dijo que la había encontrado “en la carretera desde el Oriente porque la iban a atropellar”. Luego de hallarla, intentaron mantenerla como mascota, “pero como no comía, se decidió dejarla en el Zoológico”. 

A simple vista, este caso parece no mostrar una gravedad considerable, pero explica un contexto verdaderamente preocupante: las tortugas forman parte de las especies silvestres que más llegan a la clínica del Zoo, y forman parte del grupo de especies que sufren mascotización frecuente, junto con loros y monos. 

Desde el 2019 hasta octubre de 2020, el Zoológico ha recibido 113 tortugas de algunas variedades, como motelo, pintadilla, mordedora o taparrabo. Inclusive, llegaron 4 tortugas de orejas rojas, una especie exótica que no es propia de Ecuador. La mayoría llegan con síntomas comunes como deshidratación, decoloración y golpes en el caparazón y laceraciones en diferentes partes de su cuerpo. Existen también ciertos casos de pacientes que llegan con fracturas en placas marginales, diarrea, ausencia de miembros pélvicos, entre otras consecuencias del mal manejo y la tenencia ilegal.

En agosto, al Zoológico llegaron 2 tortugas marinas extraídas de las playas de Tonsupa durante un feriado. Este hecho lamentable despertó otra alerta grave: la extracción de crías de tortugas marinas para llevarlas a la ciudad, con la intención de convertirlas en mascotas, lo que evidencia la poca empatía de las personas hacia los animales, el desconocimiento sobre esta especie y un accionar sin conciencia ambiental. 

Las playas no son vistas como ecosistemas naturales que deben ser protegidos; los turistas las llenan de basura, los huevos de tortugas son extraídos, atacados por perros o aplastados por llantas de vehículos. A eso se suma la cantidad de basura marina con la que las tortugas viven dentro del mar, enfrentando el riesgo constante de consumir elementos extraños y nocivos para ellas, mutaciones de sus aletas y, en muchos casos, la muerte. Este hecho pone en peligro a la especie desde hace años, y es una situación que organizaciones que trabajan en el rescate y conservación de tortugas marinas han intentado evidenciarlo masivamente.

Un problema urgente que pide soluciones desde la acción ciudadana

Para enfrentar esta crítica realidad de las tortugas, desde el sábado 24 de octubre, el departamento de Educación para la Conservación del Zoológico de Quito, con el apoyo del Vivarium de Quito, Equilibro Azul, Fundación Jocotoco, Red Divulga Ciencia, SaraWarmi, Fibios Comunicaciones y el Centro de Rescate de Fauna Marina del Parque Nacional Machalilla, lanzaron la campaña para fomentar el conocimiento sobre el problema del tráfico ilegal y mascotización de tortugas. “Es necesario generar un trabajo colaborativo que aporte desde nuestras disciplinas a estos procesos de educación y conservación ambiental”, indicó Gabriela Arévalo, directora de Educación para la Conservación del Zoológico de Quito.

Sus cuentas de Facebook, Instagram y Twitter serán las principales plataformas para la difusión de esta iniciativa. Además se han creado algunos materiales educativos dirigidos a niños y niñas, se realizan talleres y actividades de sensibilización en el Zoológico  y en el Vivarium de Quito, así como una agenda de varios webinars con enfoque de divulgación científica. 

Belén Calderón, comunicadora de Fundación Jocotoco, señaló que para ellos es importante esta iniciativa, ya que ayudará a difundir el mensaje urgente de protección a especies marinas, un propósito indispensable para su objetivo de mantener a salvo nidos en Ayampe y en Esmeraldas. Por su parte, Roberto Vallejo, Director de Red Divulga Ciencia, expresó que la campaña es imprescindible para que la gente conozca la realidad crítica que enfrentan las tortugas, con el fin de que se despierte la empatía necesaria para fomentar mejores prácticas por el bien de la fauna silvestre.

Lucía Chávez, representante de Sarawarmi, y Ana Espinoza, de Fibios Comunicación Ambiental, contaron que han establecido un plan conjunto de trabajo para la campaña, el cual consiste en una propuesta que se basa en historias de mascotismo, desarrolladas en un contenido animado e ilustrado, que facilitará una percepción de público infantil. Mientras tanto, Rubén Alemán, encargado del Centro de Rescate de Fauna Marina en el Parque Nacional Machalilla, agradeció la colaboración de las instituciones que impulsan la campaña, y destacó que su misión esencial es trabajar por la protección y conservación de las tortugas marinas en Ecuador.

Finalmente, Tamara Bustos y María Elena Barragán, en representación de la Fundación Herpetológica Gustavo Orcés y del Vivarium Quito, hicieron referencia al grave problema del mascotismo de tortugas y a la necesidad por erradicar esa mala práctica desde niños hasta adultos. Ellas indicaron que el Vivarium también recibe permanentemente tortugas víctimas de mascotismo.

Sé parte de esta acción, participa de actividades programadas y comparte contenidos con el #LasTortugasNosonMascotas. En este enlace encuentras algunas contenidos para que nos apoyes compartiendo en tus redes sociales:

https://www.quitozoo.org/las-tortugas-no-somos-mascotas/ 

A lo largo de 4 semanas, el material elaborado para Las Tortugas No Somos Mascotas se enfocará en difundir información relevante que contextualice la dramática realidad que soportan las tortugas. Los contenidos brindarán estadísticas sobre tráfico y mascotización de tortugas, datos biológicos de especies terrestres, acuáticas, semiacuáticas y marinas, casos de individuos que han llegado al Zoológico de Quito y a centros de las organizaciones aliadas e historias emblemáticas que revelan el problema que motiva esta campaña.

Participa de la serie de Webi-Tortugas: acción para su conservación, conversatorios en vivo con expertos en fauna silvestre, cuyos criterios ayudarán a reforzar los mensajes de esta campaña. El primer webinar será este jueves 29 de octubre a las 17:00, en el que participarán Julia Salvador, Coordinadora del programa de lucha contra el tráfico de vida silvestre de WCS, y Eliana Molineros, Directora de la Fundación Proyecto Sacha. Ambas analizarán la crítica realidad que sufren estos animales en Ecuador y en otros países de la región. El resto de webinar programados se realizarán los jueves 5, 12 y 19 de noviembre a las 17h00, en el que se abordarán temas sobre la biología y vulnerabilidad de las tortugas, proyectos de conservación y la cosmovisión, etnografía y relación cultural alrededor de las tortugas.

Conéctate Al Zoo Va a Tu Casa el sábado 22 de noviembre a las 10h30

Este proyecto, con fuerte enfoque de edu-comunicación, desarrolla dos programas educativos dirigidos especialmente a los más pequeños con una transmisión en vivo desde el Zoo de Quito. Más info: https://www.facebook.com/events/670544923606388/

Visita Zoo de Quito y el Vivarium. Paralelamente al desarrollo de esta campaña de divulgación virtual, el Zoológico y el Vivarium de Quito invitan a la comunidad a visitarlos, porque también están preparadas algunas actividades de sensibilización sobre la protección de las tortugas.

El artículo 247 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) sanciona con pena privativa de libertad de uno a tres años a “la persona que cace, pesque, capture, recolecte, extraiga, tenga, transporte, trafique, se beneficie, permute o comercialice, especímenes o sus partes, sus elementos constitutivos, productos y derivados, de flora o fauna silvestre terrestre, marina o acuática, de especies amenazadas, en peligro de extinción y migratorias, listadas a nivel nacional por la Autoridad Ambiental Nacional, así como instrumentos o tratados internacionales ratificados por el Estado”. Cualquier denuncia vinculada a esta acción ilegal se debe realizar al 1800AMBIENTE (26243683)  o en el 911.

#LasTortugasNoSonMascotas

 

El Zoo tiene nuevos espacios para mejorar la experiencia de sus visitantes

octubre 9, 2020 Posted by Uncategorized 0 thoughts on “El Zoo tiene nuevos espacios para mejorar la experiencia de sus visitantes”

Nuestro trabajo por el bienestar de los más de 600 animales que habitan en el Zoo y de las especies que llegan rescatadas, depende mucho de cada una de las visitas que recibimos. Y esto no solo responde a los ingresos que generan recursos para mantener operativo al Zoológico en todas sus áreas, sino que también implica aumentar el alcance de la misión educativa que también tiene este centro de rescate.

Por eso, tener nuestras instalaciones bien mantenidas para la gente que llega, es indispensable para ofrecer una experiencia amena, sana, segura y bien aprovechada. Luego de casi 3 meses de reapertura, espacios como el Bosque Seco y el Bosque Húmedo fueron habilitados, para que los visitantes tengan un recorrido más completo, principalmente para entrar en contacto también con la flora del lugar. 

Además, a la señalización y espacios delimitados para precautelar la salud de los asistentes, se ha complementado la adecuación de nuevos senderos y espacios seguros para descansar, con el fin de que el recorrido sea cómodo y ordenado. A continuación te compartimos algunas imágenes sobre la visitas que hemos recibido los últimos días.

 

 

 

 

 

 

A cada asistente se le mide su temperatura y recibe instrucciones de seguridad, para tener una visita sin riesgos.

En todos los recintos existen áreas delimitadas para cada familia, con el fin de asegurar el necesario distanciamiento social.

 

 

 

 

 

 

El bosque seco del Zoo es un trayecto en el que la gente entra en contacto con la diversa vegetación nativa y tiene la posibilidad de ver algunas aves.

 

 

 

 

 

 

El bosque húmedo le introduce a cada visitante en una atmósfera selvática que cautiva.

Nuestros espacios te ponen en contacto con la naturaleza, para que despejes tu mente de la vida rutinaria.

 

 

 

 

 

 

Esperamos siempre tu visita, siempre con innovaciones para que disfrutes tu visita al Zoológico de principio a fin.

¡Los animales cuentan contigo!

Desde el Zoo: septiembre 2020

septiembre 16, 2020 Posted by Boletines 0 thoughts on “Desde el Zoo: septiembre 2020”

El Zoo salvó a tortugas marinas que fueron extraídas de su hábitat

septiembre 2, 2020 Posted by Bienestar animal 0 thoughts on “El Zoo salvó a tortugas marinas que fueron extraídas de su hábitat”

El viernes 21 de agosto llegó al Zoológico de Quito una tortuga marina olivácea  o también conocida como golfina o “lora”, por la forma de pico que tiene su mandíbula. La entregó un joven, cuyo hermano habría recibido al animal como un regalo de parte de un amigo suyo que regresó de la playa de Tonsupa (Esmeraldas), donde fue testigo de un desove numeroso de este tipo de tortugas y extrajo a una de ellas. Al darse cuenta de la irresponsabilidad cometida y de la dificultad de mantener a una tortuga marina fuera de su hábitat, decidió acudir al Zoo.

Para atender este caso, Alejandra Recalde, veterinaria del Zoológico, explicó que recurrió a la asistencia de expertos en fauna marina, para preparar un depósito adecuado donde pueda alojarse temporalmente a la tortuga, “porque al ser marina, necesita ciertos parámetros específicos para que pueda sobrevivir fuera de su hábitat”. Fue así que la tortuga se mantuvo sumergida en un agua especial, suplementada con calcio y con características de PH y alcalinidad como las de un acuario marino. Además, suministraron oxígeno atmosférico para que el animal, de pocos días de nacido, no sufriera efectos por los 2850 metros sobre el nivel del mar en los que se encuentra Quito.

Bajo esas condiciones que permitieron mantener estable a la tortuga, las veterinarias del Zoo monitorearon constantemente la saturación de oxígeno en la sangre de la tortuga, controlaron el peso y otros indicadores de salud del animal. La temperatura del agua se mantuvo en 28°C mediante un calefactor termostato de 75W, mientras la calidad del agua estuvo garantizada con una limpieza regular que consistió en un recambio parcial que se efectuaba cada dos días. Además, la alimentación que le suministraron incluyó artemias, un diminuto crustáceo salino, camarón, calamar, corvina y alga nori, así como complejo B, un suplemento nutricional.

Alejandra Recalde comentó que este caso exigió “un cuidado de todo el tiempo, porque es difícil mantener a un animal marino en condiciones artificiales”. Y pocos días después de haber asumido esta emergencia, en vísperas de que la tortuga sea trasladada a otra institución para continuar con su rehabilitación, Aeljandra recibió, por parte de funcionarios de la Policía Ambiental, una nueva tortuga olivácea, también recién nacida. 

Fue el jueves 27 de agosto, y el acta de recepción puntualiza que el animal llegó “con un estado de consciencia alterado, sus ojos hundidos, así como marcas blancas en plastrón y pico; posiblemente son lesiones por contacto asociadas a un mal manejo”. Además, fue trasladado en un bote con agua, por lo que estuvo esforzándose por mantenerse a flote.

Pie de foto: en este recipiente llegó la segunda tortuga al Zoo

Antes de llegar al Zoológico, esta segunda tortuga estuvo en el Hospital Tueri de Fauna Silvestre de la Universidad San Francisco de Quito, donde le brindaron atención de emergencia. Según el registro clínico de esa institución, con fecha del 25 de Agosto, el animal mostró “flexibilidad adecuada y simétrica, buena condición corporal”, entre otros factores con la que la consideraron “clínicamente sana”. Igualmente, en la ficha consta que el origen de la paciente también fue Tonsupa, y que se mantuvo 5 días en agua dulce, antes de llegar a Tueri.

Un traslado urgente y de rigurosos cuidados

Debido a la necesidad de que las pacientes continúen con su rehabilitación en una localidad costera, el viernes 28 de agosto, ambas tortugas fueron trasladadas hasta el Centro de Rehabilitación de Fauna Marina, ubicado en la parroquia Salango del cantón Puerto López, en la provincia de Manabí. Érika Ortega, veterinaria del Zoo, y Gabriela Arévalo, Directora de Educación para la Conservación de esta institución, fueron las encargadas de llevarlas.

Un día antes del viaje, la primera tortuga que llegó fue sometida a un examen físico que confirmó que se encontraba estable. Entre varios aspectos, el diagnóstico detalló que el animal presentó un estado de consciencia alerta y responsivo, nado y reflejos espinales normales, posición correcta del globo ocular, ninguna alteración en piel, caparazón y plastrón, campos pulmonares y sacos aéreos limpios. 

En el caso de la segunda tortuga, Alejandra Recalde precisó que le colocó “en un contenedor diferente de la otra, con menos cantidad de agua para evitar que se ahogue por la fatiga con la que llegó”. También fue aclimatada gradualmente a la temperatura del agua del acuario implementado en el Zoo e igualmente recibió oxígeno atmosférico. La veterinaria también le suministró fluidos por vía intraósea, dextrosa y una dosis de bicarbonato, debido a un posible cuadro de acidosis por lo que fue transportada en agua. “Una vez hidratada, le asistí la alimentación a través de una sonda rígida, y de suplementos le coloqué una dosis de complejo B. Pasó alrededor de 3 horas decaída, fatigada. En la noche estuvo más estable y en la mañana estuvo mucho más activa antes del viaje”.

Con el fin de que las tortugas sean trasladadas en óptimas condiciones, ambas viajaron en contenedores resistentes, con un paño húmedo en el fondo y con agujeros suficientes para una ventilación adecuada durante un trayecto de aproximadamente 8 horas. Además, la temperatura en el transporte debía estar controlada, para que oscile en un rango entre 21°C y 27°C.  

A temperaturas inferiores a 23,9 °C se debe evitar que las tortugas juveniles (de menos de 30 centímetros de longitud recta del caparazón) se sequen durante el viaje, aplicando agua temperada con aspersor sobre el caparazón y todos los tejidos blandos, a excepción de los ojos y cualquier herida abierta. A temperaturas mayores a 24°C, mientras tanto, se requiere aplicar una capa fina de lubricante a base de agua y cubrir a la tortuga con una gasa húmeda sobre el caparazón. También fue necesario utilizar lubricante oftálmico para proteger los ojos de las tortugas, y a una capa fina de lubricante a base de agua y cubrirlas con una gasa húmeda sobre el caparazón. 

Cumplida cada una de esas indicaciones y otras establecidas en un protocolo para el transporte, las tortugas llegaron en buen estado hasta Manabí. Allí, Rubén Alemán, médico veterinario y técnico de manejo de biodiversidad en el Parque Nacional Machalilla, fue quien las recibió en el Centro de Rehabilitación de Fauna Marina del mismo parque, y del cual él es el encargado. 

Luego de hacerles una revisión básica inicial, Rubén aseguró que las pacientes llegaron en buen estado porque “las tortugas son reptiles fuertes”. Aunque manifestó que el cambio de presión atmosférica entre Quito y Puerto López podían generar algún efecto adverso en ambos individuos, comentó que la atención médica que recibieron fue clave para que llegaran en buenas condiciones.

Alemán dijo que a estas crías “les queda un largo camino para quedarse en el centro, pero bajo buenas condiciones van a ser reintroducidas”. Él estima que permanecerán al menos un año bajo su cuidado, para después evaluar su posible liberación en el océano. 

Pie de foto: Esta es una tortuga golfina adulta que se encuentra en el centro de rehabilitación, y su tamaño, que supera los 70 cm de largo, es una referencia del que pueden alcanzar las tortugas entregadas por el Zoológico.

Rubén se encargará de alimentarles y brindarles una supervisión médica permanente para que ese objetivo sea posible, ya que “toda tortuga que llega a este centro es para ser reintroducida”, a menos que las condiciones de salud del individuo no lo permitan. 

Rubén Alemán fue el gestor del Centro de Rehabilitación de Fauna Marina del Parque Nacional Machalilla, que ya funciona desde hace 10 años y es el único que existe en Ecuador. Gracias al apoyo del gobierno alemán, cuenta con infraestructura para atender a tortugas que llegan desde diversas provincias del país. Actualmente, 37 tortugas permanecen en este centro, algunas cerca de ser liberadas y otras aún en proceso de recuperación.

De acuerdo con su experiencia, Rubén aseguró que el 98% de causas de varamiento y mortalidad de tortugas tienen origen humano. Por ejemplo, debido a la presencia de basura en el mar, incontables tortugas se enredan con plásticos, cuerdas, redes de pesca y otros elementos con los que pierden extremidades o se ahogan, y en varios casos, inclusive, se comen esos desechos porque no los distinguen del verdadero alimento y así también fallecen.

Este especialista en fauna marina lamentó, además, que en Ecuador existen casos recurrentes de golpes y cortes directos que sufren las tortugas. “Muchas veces caen en redes o en anzuelos, las levantan, les golpean el cráneo y el caparazón, les cortan y luego las botan para que se mueran”, describió. Existen también casos de embarcaciones que impactan contra tortugas que toman sol en la superficie, o cuando las redes de pesca impiden que salgan a tomar aire y se asfixian.

En cuanto a crías como las que llegaron hasta el Zoo, Rubén explicó que estas muchas veces son destrozadas por carros que transitan por las playas, atacadas por perros, vulneradas por la pérdida de hábitat debido a construcciones en la costa, o extraídas como ocurrió con las pequeñas que llevamos hasta Machalilla. En definitiva, la tortuga marina es una especie más que vive amenazada por malas prácticas humanas, lo cual enciende las alarmas para que autoridades y sociedad civil apliquen medidas más efectivas que contrarresten los riesgos que enfrentan estos animales, mientras los ciudadanos tengamos más conciencia de protección de todo entorno natural que nos rodea.

Estaremos pendientes de la evolución en la recuperación de las tortugas y toda novedad la compartiremos con nuestros seguidores.

En este verano desarrollamos actividades para reconectarse con la naturaleza

agosto 13, 2020 Posted by Actividades en el Zoo, Educación 0 thoughts on “En este verano desarrollamos actividades para reconectarse con la naturaleza”

Durante este mes, las vacaciones estarán llenas de naturaleza y diversión, con la nueva propuesta de actividades recreativas que el Zoológico de Quito desarrolla para que las familias vuelvan a conectar con el entorno natural, desde Guayllabamba. De esta manera, el centro de rescate desea acompañar a la ciudadanía a acercarse a la naturaleza, mientras comparte actividades al aire libre de manera segura.

De martes a jueves, el centro tendrá juegos y experiencias para que niños, niñas y adultos interactúen con el entorno natural, mientras aprenden sobre las especies endémicas del Ecuador. Entre las acciones propuestas para este mes, se encuentran:  

  • #NosFuimosALaNaturaleza 

Todos los martes y miércoles de agosto, los visitantes podrán participar de una propuesta pedagógica de exploración en los senderos del bosque seco, un ecosistema que alberga una gran biodiversidad de flora y fauna, dentro del Zoológico de Quito.

A la entrada del centro de rescate, se distribuirá una divertida guía con retos, adivinanzas y juegos, a través de los cuales, las familias aprenderán a descubrir árboles nativos, identificar aves, percibir los secretos de este ecosistema, y lo más importante: conectar su cuerpo, mente y corazón con la naturaleza. 

Esta actividad es ideal para todos los miembros de la familia. Los grupos que concluyan la lista de las actividades recibirán un reconocimiento por parte del Zoo de Quito.  

  • Cuentos silvestres

Los miércoles 19 y 26 de agosto, de 11h00 y 15h00, las familias podrán sumergirse en el mundo de los cóndores, los jaguares y los guacamayos. Despertarán a su artista interior y dibujarán las historias de los animales para ser parte de un libro colaborativo que el Zoológico de Quito está creando, para mostrar desde la mirada de los más pequeños esa percepción que tienen del mundo animal, su relación con la cultura ancestral, sus amenazas y el trabajo de los centros de rescate. 

  • Rapaces en Vuelo 

Todos los jueves a las 12h00 y 15h00, el zoológico tendrá pruebas de vuelo con aves que han sido rehabilitadas y están recuperando su capacidad de volar. Podrán conocer de cerca un águila pechinegra, un gavilán variable y un gallinazo de cabeza negra; sus historias y relación con el ecosistema transmitirán la importancia de estas aves en la naturaleza.  

“Es una invitación que hacemos a la comunidad para profundizar en nuestra relación con la naturaleza, abrir nuestros sentidos a escuchar, mirar y sentir el bosque seco de Guayllabamba mientras recorremos senderos donde habitan diversidad de especies nativas. Esta exploración pedagógica nace del interés del Zoo de Quito de continuar con sus objetivos de proponer a nuestros públicos procesos de educación ambiental, y en este caso, el escenario natural del Zoo es ideal para permitir que la naturaleza se manifieste y despierte curiosidad en las familias por el mundo natural”, comenta Gabriela Arévalo, directora de Educación para la Conservación del centro.


El Zoológico de Quito está abierto de lunes a domingo, de 09h00 a 16h00. El costo de las entradas es de $6 para adultos; $4 para niños y niñas mayores de 3 años y $3 dólares para tercera edad. Los boletos pueden ser adquiridos en https://www.buenplan.com.ec/event/Zoolidarizate y en las boleterías del centro. 

A lo largo del recorrido, el zoológico cuenta con la señalización respectiva para que los visitantes circulen en una sola dirección y mantengan el distanciamiento entre familias. En las instalaciones existen baños y lavabos para el aseo de manos. Al ingreso se realiza toma de temperatura. El uso de la mascarilla es obligatorio para visitantes y personal encargado. Todas las normas de bioseguridad implementadas están detalladas aquí: https://www.quitozoo.org/el-regrezoo/

Interactuar con la naturaleza: un beneficio para el desarrollo integral

Relacionarse con el entorno natural es una acción esencial para el desarrollo integral de las personas. A más del beneficio físico que generan las actividades al aire libre, el contacto con la naturaleza mejora el estado de ánimo y reduce la ansiedad. Además, beneficia las relaciones sociales, despertando sentido de comunidad y más empatía en las personas.

“Nuestra especie necesita del entorno verde”, expresa Pamela Tello, psicóloga educativa y neuro-psicóloga clínica. Esta profesional destaca que entrar en contacto con la naturaleza ayuda a preservar estable nuestro sistema nervioso, ya que “caminar oxigena el cerebro, favorece la circulación y tenemos la mente despejada”.

Tomando en cuenta el contexto de emergencia sanitaria que aún se mantiene vigente en Ecuador y el mundo, la especialista explica que el encierro genera angustia, estrés e, incluso, puede desarrollarse el Síndrome de la Cabaña, que se manifiesta especialmente en el miedo a salir de casa por el riesgo de contagio que eso implica.

“Reconectarse con la naturaleza permite tener esa serenidad mental que el encierro te quita, siempre y cuando se cumpla con todas las medidas de seguridad como las que se han implementado en el Zoológico”, señala la especialista. Además, acota que esta reconexión con lo natural también es necesaria para la gente que trabaja desde casa y está expuesta constantemente a los dispositivos electrónicos, porque respirar aire puro aminora el agotamiento físico y mental provocados por el teletrabajo.

Ante esto, el Zoológico de Quito se presenta como una de las mejores opciones para disfrutar las vacaciones en familia, en un permanente estado de contacto con la naturaleza. Asimismo, con su visita, los turistas colaboran para sostener la labor de este centro de rescate que alberga a más de 600 animales silvestres, rescatado del tráfico, el maltrato y la mascotización.

“Zoolidarízate” ha generado numerosas e importantes donaciones

agosto 11, 2020 Posted by Uncategorized 0 thoughts on ““Zoolidarízate” ha generado numerosas e importantes donaciones”

La Fundación Zoológica del Ecuador está agradecida con la comunidad porque desde marzo pasado, más de 2800 personas han contribuido económicamente a nuestra causa. Todas esas donaciones responden a la campaña “Zoolidarízate” que el Zoológico de Quito emprendió desde que la crisis sanitaria, generada por la pandemia del Covid-19, obligó a cerrar nuestras puertas y dejamos de percibir ingresos por visitas durante 110 días. Además, en la reapertura solo es posible recibir 430 personas al mismo tiempo, según el aforo permitido en la normativa gubernamental.

En este refugio de vida silvestre están albergados alrededor de 600 animales, muchos de ellos pertenecientes a especies en peligro de extinción. Por eso, cada contribución es un aporte muy valioso para no detener nuestras tareas de rescate, atención médica rehabilitación y cuidados de fauna silvestre. Cada donante ha recibido su respectivo certificado que avala esa acción “zoolidaria” y que le reconoce como uno de los Amigos del Zoo.

zoo-donaciones

Además de las donaciones monetarias, igualmente hemos recibido donaciones de alimentos e insumos médicos, por parte de personas particulares y de varias instituciones, públicas y privadas, que han adoptado diversas iniciativas para generar apoyo directo al Zoológico de Quito. A continuación las detallamos:

Universidad Internacional del Ecuador UIDE: Apoyo en la elaboración del Protocolo de medidas sanitarias para el buen manejo de grupos y personal del Zoológico.

Liberty Seguros / María Fernanda Quevedo: donación de $1.028 para alimentación de animales del Zoológico.

Peluches Heart: contribución de $1 para el Zoológico, por cada peluche vendido en una campaña de venta de varios modelos de animales, que la desarrollaron a lo largo de 20 días.

Alcohol – Tiki / Cecilia Gallegos : $0.50 centavos por cada botella de 1000 ml de alcohol o gel antibacterial que se compre, así como una donación semanal de 1 caneca de alcohol para el Zoológico.

SkyWolf 93 / Daniel Espinoza: festival de videojuegos para recolectar fondos destinados al Zoológico, mediante el costo de inscripción a tres diferentes torneos virtuales.

Proyecto Washu: venta de barras de Washu Chocolate y donación de una parte de la venta de cada producto para el Zoológico.

Organización Yanapaki: donación de pollos para las dietas de los animales del Zoológico.

JL Sounds: organización de un concierto en línea para recaudar fondos para el Zoológico.

Uya Face Yoga /Stefany Tejada – Alejandra Manosalvas: evento online de automaquillaje y yoga facial (aporte para participar: $5) para recaudar fondos para el Zoo.

Empresa Pública Metropolitana de Rastro: entrega de la totalidad de decomisos de carne realizados diariamente y que sean aptos para el consumo de animales.

Agencia Metropolitana de Tránsito: donación de nueces, almendras, pepinillos, huevos de gallina y codorniz. Esta provisión se ha programado para un período de 6 meses (entre junio y noviembre del 2020)

El caminante de montes: Adrián Soria, fotógrafo de paisaje y animales, puso a disposición del Zoológico una colección de imágenes de su autoría, para ponerlas en venta, con el fin de recaudar fondos para nuestra causa.

Jóvenes de Guayllabamba: un grupo de ciudadanos que viven cerca del Zoológico, aportó con donaciones de verduras para Nutrición.

Agrícola Urupamba / La Huerta: Insumos para nutrición de animales.

BRA – Brigada de Rescate Animal: Insumos para nutrición de animales, mascarillas, y otros insumos veterinarios.

Jhoselin Alvear: En conjunto a varias personas, como voluntad ciudadana, hicieron donación de productos e insumos para nutrición de animales.

Medipet: Descuentos de las placas de todos los animales de rescate y consultas oftalmológicas.

SIMED / Egidia Naranjo: bomba de infusión Smart, bomba de infusión 172, Set de Infusión (100 unidades).

Hospital Medipet: tomas de imágenes RX de pacientes con traumatismo.

Iveth Calvache / Pofasa: Insumos para nutrición de animales.

Avitalsa: Insumos para nutrición de animales.

Huertosa / Ing. Myriam Endara: Insumos para nutrición de animales.

Productos Anny / David Chicaiza: Insumos para nutrición de animales.

Radio Vet / Dr. Marco Estrella: Interpretación Resonancia extras.

Parroquia Guayllabamba / Carmen Pazmiño: Insumos para nutrición de animales.

Camal de Otavalo / Jaqueline Tupiza: Insumos para nutrición de animales.

Municipio del Distrito Metropolitano de Quito: Apoyo logístico con telecomunicaciones y transmisiones.

Pronaca / Germán Romo: Insumos para nutrición de animales.

Patronato San José / Fernanda Terán: Insumos para nutrición de animales.

Avícola La Pradera / Jéssica Pacheco: Insumos para nutrición de animales.

La Suiza / Geovanni Guamán: Insumos para nutrición de animales.

Qualisa / Diego Granda: Pacas de ensilaje.

César Vallejo / Chaquibamba: Insumos para nutrición de animales.

Comunidad de San Luis de Alouincho: Insumos para nutrición de animales.

Integración Avícola Oro: Insumos para nutrición de animales.

Corporación Favorita: préstamo de camión frigorífico para almacenamiento de carne.

Marco Vela: Vecino de Guayllabamba que donó insumos de nutrición

Avesca: Donación de alimento para nutrición animal

Hy Line Ecuador: Insumos para nutrición de animales

Franklin Tapia: Insumos para nutrición de animales.

Oscar Alemán; Procedimientos quirúrgicos para animales de rescate.

Metro de Quito: Donación de tubos galvanizados y malla electrosoldada.

Dra. Teresa Yépez: Tarros Nan de soya para crianza asistida de primates.

También agradecemos a los medios de comunicación que han respaldado las propuestas del Zoológico y han brindado espacios amplios para la difusión. Sin su ayuda, nuestros mensajes no habrían llegado a la población y la situación sería muchísimo más dificil.

Conoce a los donantes

Universidad Internacional del Ecuador UIDE: Apoyo en la elaboración del Protocolo de medidas sanitarias para el buen manejo de grupos y personal del Zoológico.

Liberty Seguros / María Fernanda Quevedo: donación de $1.028 para alimentación de animales del Zoológico.

Peluches Heart: contribución de $1 para el Zoológico, por cada peluche vendido en una campaña de venta de varios modelos de animales, que la desarrollaron a lo largo de 20 días.

Alcohol – Tiki / Cecilia Gallegos : $0.50 centavos por cada botella de 1000 ml de alcohol o gel antibacterial que se compre, así como una donación semanal de 1 caneca de alcohol para el Zoológico.

SkyWolf 93 / Daniel Espinoza: festival de videojuegos para recolectar fondos destinados al Zoológico, mediante el costo de inscripción a tres diferentes torneos virtuales.

Proyecto Washu: venta de barras de Washu Chocolate y donación de una parte de la venta de cada producto para el Zoológico.

Organización Yanapaki: donación de 1000 kg de pollos para las dietas de los animales del Zoológico.

JL Sounds: organización de un concierto en línea para recaudar fondos para el Zoológico.

Uya Face Yoga /Stefany Tejada – Alejandra Manosalvas: evento online de automaquillaje y yoga facial (aporte para participar: $5) para recaudar fondos para el Zoo.

Empresa Pública Metropolitana de Rastro: entrega de la totalidad de decomisos de carne realizados diariamente y que sean aptos para el consumo de animales (1565 kilos).

Agencia Metropolitana de Tránsito: donación de nueces, almendras, pepinillos, huevos de gallina y codorniz. Esta provisión se ha programado para un período de 6 meses (entre junio y noviembre del 2020)

El caminante de montes: Adrián Soria, fotógrafo de paisaje y animales, puso a disposición del Zoológico una colección de imágenes de su autoría, para ponerlas en venta, con el fin de recaudar fondos para nuestra causa.

Jóvenes de Guayllabamba: un grupo de ciudadanos que viven cerca del Zoológico, aportó con donaciones de verduras para Nutrición.

Agrícola Urupamba / La Huerta: 60 bultos de lechuga, 20 atados de apio, 40 cajas de Zucchini.

SIMED / Egidia Naranjo: bomba de infusión Smart, bomba de infusión 172, Set de Infusión (100 unidades).

Hospital Medipet: tomas de imágenes RX de pacientes con traumatismo.

Iveth Calvache / Pofasa: 200 kilos de menudencia de pollo, 8 cubetas de huevos, 5 quintales de zanahoria pequeña, 1 lata de Nutricalcin, 1 lata de Cerelac, 1 lata de S-26 Ha Gold, 1 lata de Nan Soya, 1 lata de Ensure, 4 latas de Recovery / Royal Canin.

Avitalsa: 9 racimos de plátano, 5 quintales de naranja.

Huertosa / Ing. Myriam Endara: 20 pollos enteros al vacío, 60 piñas, 2 atados de acelga, 50 papayas pequeñas, 1 Ternero.

Productos Anny / David Chicaiza: 6 quintales de papas.

Radio Vet / Dr. Marco Estrella: 1 imagen de Interpretación Resonancia.

Parroquia Guayllabamba / Carmen Pazmiño: 2 gavetas de lechuga y tomate.

Camal de Otavalo / Jaqueline Tupiza: 80 Kg de carne de res.

Municipio del Distrito Metropolitano de Quito: Apoyo logístico con telecomunicaciones y transmisiones.

Pronaca / Germán Romo: 14 sacos de balanceados (varias especies).

Patronato San José / Fernanda Terán: 5 racimos de verde.

Avícola La Pradera / Jéssica Pacheco: 600 kg de pechuga de pollo

La Suiza / Geovanni Guamán: 400 Kg de hueso carnudo.

Qualisa / Diego Granda: 17 pacas de ensilaje.

César Vallejo / Chaquibamba: 1 caja de tomate riñón

Comunidad de San Luis de Alouincho: 6 quintales de choclo

Integración Avícola Oro: donación de 400 pollos

Corporación Favorita: préstamo de camión frigorífico para almacenamiento de carne.

 

También agradecemos a los medios de comunicación que han respaldado las propuestas del Zoológico y han brindado espacios amplios para la difusión. Sin su ayuda, nuestros mensajes no habrían llegado a la población y la situación sería muchísimo más dificil.

Opciones Zoolidarias

Nuestra misión por la protección y conservación de la fauna silvestre es permanente, por lo que aún necesitamos captar recursos a través de diferentes alternativas como:

Donaciones en Ecuador o desde el exterior que se pueden efectuar en línea aquí:

Si prefieres hacer una donación directa, puedes hacerla a los siguientes datos:

  • Cuenta corriente 3037077804
  • Fundación Zoológica del Ecuador
  • RUC 1791285972001
  • Banco Pichincha
  • vheredia@quitozoo.org

Por favor, después de realizar tu donación, regístrate en este enlace: https://www.quitozoo.org/amigos-del-zoo/

Te haremos llegar un regalo zoolidario y enviaremos un reporte de cómo se están usando las donaciones.

Te recordamos, también, que nuestro Departamento de Bienestar Animal necesita insumos médicos y alimentos de manera permanente, por lo que aún se siguen receptando ese tipo de donaciones que también son indispensable para que nuestra labor se mantenga firme y efectiva.

También puedes comunicarte al siguientes teléfono, para coordinar donaciones económicas, de insumos médicos o alimentos: 099 804 6563

Estas donaciones nos permitirán continuar con la labor de rescate, rehabilitación y cuidado de los 600 animales que están bajo nuestro cargo y aquellos que llegan día a día. Pese a la reapertura del Zoológico la crisis económica aún sigue afectando el poder sostener financieramente nuestra labor.

Otras formas de ayudar

Recorridos virtuales para familias o grupos grandes ($20 dólares por familia), como una manera interactiva, didáctica y entretenida para que cada asistente aprenda información completa y útil sobre diversas especies silvestres que alberga el Zoológico. Las próximas visitas virtuales para familias se llevarán a cabo el sábado 15 y sábado 29 de agosto, para las cuales se receptan las inscripciones en este enlace.  Los recorridos grupales, mientras tanto, se organizan de acuerdo a cada pedido particular, y existen diversas alternativas según la cantidad de participantes, cuyo detalle lo puedes ver aquí.

Venta de mascarillas del Zoológico, con 9 modelos disponibles, cada uno de un animal diferente. Accede a este link para hacer tu pedido:

Membresías Zoolidarias ($120) para ingreso gratuito durante un año sin hacer fila para ti y cuatro familiares más. Además, incluye 1 parqueadero gratuito por un año, 1 árbol para sembrar, visita guiada por un guía, certificado del Quito Zoo por tu apoyo al cuidado animal.

Muchísimas gracias a toda la comunidad que apoya el sostenimiento de este proyecto. Nuestro trabajo continúa y el reto sigue presente. Tener su confianza y acompañamiento en estos meses ha sido vital y reconfortante. Gracias, nuevamente.

_______

Si quieres continuar apoyándonos por favor comparte esta información con amig@s y familia para que más personas se sumen.

¿Quiénes cuidan de los animales silvestres?

agosto 5, 2020 Posted by Bienestar animal, Zoolidarízate 0 thoughts on “¿Quiénes cuidan de los animales silvestres?”

La crisis por la pandemia aqueja también a quienes trabajan para rescatar y proteger a los animales silvestres de la caza indiscriminada y de la tenencia ilegal. Durante la crisis sanitaria en Ecuador, varios centros de rescate animal unen sus fuerzas ante la precariedad.

Por Gabriela Arévalo y Andrés Reinoso / @Gabiare @andresreinoso

Mientras Ecuador y el mundo se mantienen en vilo por la pandemia, durante casi todo el primer semestre del 2020, en los centros de manejo de fauna y refugios de animales silvestres ecuatorianos no se ha detenido el trabajo de rescate, atención veterinaria, cuidado animal y liberación -cuando es posible- de individuos que han llegado a estos lugares.

En Quito, Cuenca y Guayaquil, donde funcionan el Zoológico de Guayllabamba, el Bioparque Amaru y el Proyecto Sacha, respectivamente, los casos de recepción de animales rescatados se acercan a los 200, solo entre enero y julio de este año.

Pese a la pandemia, los ataques a la vida silvestre continúan 

Aunque los vínculos entre el tráfico de vida silvestre y la crisis sanitaria actual son evidentes, el ataque a la fauna silvestre no ha parado. Para el Zoológico de Quito ha sido muy doloroso seguir recibiendo en medio de la pandemia animales víctimas de caza o mascotización, y ser testigos de un ataque directo a la biodiversidad a través de la compra y venta de individuos.

El primer caso atendido a inicios de la pandemia en el centro de rescate de Guayllabamba fue el de una tortuga motelo (Chelonoidis Denticulata). La persona que entregó a la tortuga la había encontrado “en la carretera desde el Oriente porque le iban a atropellar”. Luego de hallarla, intentaron mantenerla como mascota, “pero como no comía, se decidió dejarla en el Zoológico”. 

A simple vista, este caso parece no mostrar una gravedad considerable, pero explica un contexto verdaderamente preocupante: las tortugas forman parte de las especies silvestres que más llegan a la clínica y son las especies más mascotizadas, junto con loros y monos. 

El caso de la tortuga fue el primero de 26 más que se recibieron hasta el 23 de julio. También llegaron algunas variedades de tortugas como motelo, pintadilla, mordedora, taparrabo, y los diagnósticos más recurrentes al ser recibidas son recurrentes: deshidratación, decoloración de caparazón, laceraciones en diferentes partes de su cuerpo y, en ciertos casos, fracturas en placas marginales, diarrea, ausencia de miembros pélvicos, entre otras consecuencias del mal manejo y la tenencia ilegal.

Este artículo es parte de la alianza entre La Barra Espaciadora y el Zoológico de Quito

El cóndor Iguiñaro, una historia de libertad

agosto 5, 2020 Posted by Cóndor 0 thoughts on “El cóndor Iguiñaro, una historia de libertad”

Como a muchos cóndores en Ecuador, un intento de caza hirió a Iguiñaro. Luego de 33 días de atención clínica y rehabilitación en aislamiento, recuperó su libertad en medio de la pandemia y días después se reencontró con su pareja. Esta es su historia.

Por Gabriela Arévalo Gallardo @gabiare

“¡Encontramos un cóndor herido!”. La llamada telefónica de Luis Perugachi, un poblador de la comunidad de Iguiñaro, llegó a las 17:37 del 27 de abril. Primero había que comprobar que se tratara de un cóndor, así que de inmediato salimos hacia el lugar usando mascarillas y contemplando las calles y la carretera hacia El Quinche vacías. El miedo ya era parte de todo y ahora se sumaba el temor de hallar a un cóndor sin posibilidad de recuperarse.

Un disparo había sacado a esta ave de su hábitat. Sin la reacción inmediata y adecuada de tres moradores de la comunidad pudo haber sido uno más de los cóndores que mueren cada año en Ecuador. Durante los últimos 18 meses, al menos cuatro cóndores han sido envenenados o disparados. Los relatos de la gente que habita las comunidades andinas dan cuenta incluso de envenenamientos masivos y de la muerte de otros nueve cóndores más. Esto muestra la frágil relación que mantiene mucha gente con los ecosistemas de los Andes y con la vida silvestre en general. El cóndor es una especie que la gente conoce, representa un emblema nacional, pero esto no ha servido para frenar y enfrentar las amenazas que merman su población.

“Te invade una desesperación porque no se ha logrado crear una conciencia como sociedad de entender que cada uno de los animales tiene una papel importantísimo para la vida humana, ellos permiten que los ecosistemas funcionen y tengan un equilibrio, y pese a eso se los agrede de esta forma”, dijo David Mora, veterinario de vida silvestre del Zoológico de Quito.

La última imagen que pudimos captar muestra a Iguiñaro junto a una hembra de cóndor en la comunidad de Zuleta, en la provincia de Imbabura. Desde que Yann Potaufeu -biólogo que monitorea osos y cóndores en la Fundación Galo Plaza Lasso- contó que ya en el 2016 habían visto a este cóndor junto a una hembra, preocupaba que el reencuentro no pudiera darse después de la herida. Desde el punto de vista de la conservación, las parejas reproductivas de cóndores son indispensables para sostener a esta especie en peligro. Los cóndores son monógamos: mantienen una pareja durante toda su vida.

Alrededor de las siete y diez de la noche, tres personas del equipo del Zoológico llegamos hasta el lugar donde se encontraba Iguiñaro. A David le sorprendió que el animal no pusiera ninguna resistencia. Estaba muy débil y sentía mucho dolor. Estaba en el patio de una casa, rodeado de personas que lucían preocupadas. Varios niños y niñas lo llamaban ‘Alitas’. “Recupérate y vuela, ‘Alitas’”, dijo una pequeña, mientras subíamos el kenel con él al auto.

Inmediatamente lo llevamos al hospital veterinario MediPet, donde esperaba Alejandra, médica veterinaria del Zoo. Se realizaron todos los exámenes clínicos necesarios, radiografías y muestras de sangre para evaluarlo y las imágenes radiológicas revelaron que tenía un perdigón alojado en la zona muscular del pecho. A la madrugada fue trasladado a la clínica del Zoológico.

Martín Bustamente, director del Zoo, dijo que “el Iguiñaro llegó en un momento de cansancio, de confusión, de estar aproblemados, pero desde el primer momento impuso una sinergia, una energía en torno a él.

Este artículo es parte de la alianza entre La Barra Espaciadora y el Zoológico de Quito.

Síguenos en Instagram

 

© Fundación Zoológica del Ecuador 2020

error: Contenido de esta pagina está protegido por derechos de autor.
×

Hola!

Consúltanos en nuestro chat de WhatsApp o envíanos un correo a info@quitozoo.org

× ¿Cómo puedo ayudarte?