Posts in Cóndor

El cóndor Iguiñaro, una historia de libertad

agosto 5, 2020 Posted by Cóndor 0 thoughts on “El cóndor Iguiñaro, una historia de libertad”

Como a muchos cóndores en Ecuador, un intento de caza hirió a Iguiñaro. Luego de 33 días de atención clínica y rehabilitación en aislamiento, recuperó su libertad en medio de la pandemia y días después se reencontró con su pareja. Esta es su historia.

Por Gabriela Arévalo Gallardo @gabiare

“¡Encontramos un cóndor herido!”. La llamada telefónica de Luis Perugachi, un poblador de la comunidad de Iguiñaro, llegó a las 17:37 del 27 de abril. Primero había que comprobar que se tratara de un cóndor, así que de inmediato salimos hacia el lugar usando mascarillas y contemplando las calles y la carretera hacia El Quinche vacías. El miedo ya era parte de todo y ahora se sumaba el temor de hallar a un cóndor sin posibilidad de recuperarse.

Un disparo había sacado a esta ave de su hábitat. Sin la reacción inmediata y adecuada de tres moradores de la comunidad pudo haber sido uno más de los cóndores que mueren cada año en Ecuador. Durante los últimos 18 meses, al menos cuatro cóndores han sido envenenados o disparados. Los relatos de la gente que habita las comunidades andinas dan cuenta incluso de envenenamientos masivos y de la muerte de otros nueve cóndores más. Esto muestra la frágil relación que mantiene mucha gente con los ecosistemas de los Andes y con la vida silvestre en general. El cóndor es una especie que la gente conoce, representa un emblema nacional, pero esto no ha servido para frenar y enfrentar las amenazas que merman su población.

“Te invade una desesperación porque no se ha logrado crear una conciencia como sociedad de entender que cada uno de los animales tiene una papel importantísimo para la vida humana, ellos permiten que los ecosistemas funcionen y tengan un equilibrio, y pese a eso se los agrede de esta forma”, dijo David Mora, veterinario de vida silvestre del Zoológico de Quito.

La última imagen que pudimos captar muestra a Iguiñaro junto a una hembra de cóndor en la comunidad de Zuleta, en la provincia de Imbabura. Desde que Yann Potaufeu -biólogo que monitorea osos y cóndores en la Fundación Galo Plaza Lasso- contó que ya en el 2016 habían visto a este cóndor junto a una hembra, preocupaba que el reencuentro no pudiera darse después de la herida. Desde el punto de vista de la conservación, las parejas reproductivas de cóndores son indispensables para sostener a esta especie en peligro. Los cóndores son monógamos: mantienen una pareja durante toda su vida.

Alrededor de las siete y diez de la noche, tres personas del equipo del Zoológico llegamos hasta el lugar donde se encontraba Iguiñaro. A David le sorprendió que el animal no pusiera ninguna resistencia. Estaba muy débil y sentía mucho dolor. Estaba en el patio de una casa, rodeado de personas que lucían preocupadas. Varios niños y niñas lo llamaban ‘Alitas’. “Recupérate y vuela, ‘Alitas’”, dijo una pequeña, mientras subíamos el kenel con él al auto.

Inmediatamente lo llevamos al hospital veterinario MediPet, donde esperaba Alejandra, médica veterinaria del Zoo. Se realizaron todos los exámenes clínicos necesarios, radiografías y muestras de sangre para evaluarlo y las imágenes radiológicas revelaron que tenía un perdigón alojado en la zona muscular del pecho. A la madrugada fue trasladado a la clínica del Zoológico.

Martín Bustamente, director del Zoo, dijo que “el Iguiñaro llegó en un momento de cansancio, de confusión, de estar aproblemados, pero desde el primer momento impuso una sinergia, una energía en torno a él.

Este artículo es parte de la alianza entre La Barra Espaciadora y el Zoológico de Quito.

Hablar del Cóndor Andino acentúa su importancia

julio 17, 2020 Posted by Cóndor 0 thoughts on “Hablar del Cóndor Andino acentúa su importancia”

“El cóndor es como nuestra razón de ser, es la guía para las tareas de rescate y conservación que se emprenden en el zoológico”, Martín Bustamante.

El Zoológico de Quito dedicó diferentes eventos virtuales y contenidos dedicados al Cóndor Andino, por la conmemoración de su Día Nacional, establecido cada 7 de julio. El objetivo esencial fue generar un diálogo incansable sobre el ave emblemática del Ecuador. Y justamente esa percepción común que existe sobre el cóndor en la opinión pública, fue uno de los aspectos que más enfatizaron los diferentes protagonistas de las charlas en línea que se organizaron y transmitieron por las redes del Zoo.

Voces con tono de experiencia y conciencia ambiental  

El departamento de Educación para la Conservación realizó tres streamings por el canal de Instagram del Zoológico de Quito. La finalidad principal fue difundir el testimonio de expertos en cuidado y conservación de animales silvestres, respecto a su experiencia de trabajo con cóndores.

La primera transmisión fue el lunes 6 de julio. Consistió en una conversación que mantuvieron Martín Bustamante, director del Zoológico de Quito, y Ernesto Arbeláez, director del Bioparque Amaru de Cuenca. Se trató de un diálogo de colegas, en el que Ernesto expuso varios aspectos relevantes sobre la situación del cóndor andino en el austro ecuatoriano.

Una de las cuestiones que el director de Amaru enfatizó fue que “el sur del país, aparte de ser mágico por las condiciones del clima, también es mágico por la biodiversidad que rodea al cóndor”. Con eso estuvo de acuerdo Martín, y añadió que, en comparación con los Andes del norte, “la historia geológica es diferente en Cañar, Azuay, El Oro, por el endemismo propio de esas regiones”.

Un censo de cóndores efectuado en 2017 en la provincia de Cañar, hasta la frontera con Perú, registró la existencia de 60 o 70 dormideros. Según Ernesto, eso implicó una población de 34 cóndores, una cifra que para él es preocupante. 

“Creemos que la zona sur occidental, donde están el macizo Cajas, la cordillera de Chilla y cerro de Arcos, son zonas claves, porque hay suficiente alimento y condiciones para que formen sus nidos; además de que por allí se han visto parejas de cóndores”, añadió Arbeláez, para identificar la zona donde es más prioritaria la protección de los cóndores, porque allí se registra una circulación constante y numerosa de esas aves. 

Ernesto expresó que es urgente cuidar las fuentes de agua, los bosques, el páramo y todos los entornos vulnerables a la contaminación o a los incendios, para garantizarle al cóndor un hábitat seguro. “¡Qué viva el cóndor y que surque por los cielos!”, exclamó al terminar la charla. 

La segunda transmisión, a cargo de Gabriela Arévalo, Directora de Educación para la Conservación del Zoológico, fue el miércoles 8 de julio, con Andrés Ortega y Anahí Hidalgo, veterinarios de vida silvestre, expusieron sobre el trabajo veterinario y la protección del cóndor. Ortega, quien tiene una amplia experiencia en investigación y docencia veterinaria, recordó que sus primeras aproximaciones investigativas hacia el cóndor las efectuó en el Zoológico de Quito, hace casi 15 años. También expresó la importancia de que los procesos se estén innovando durante los últimos tiempos, sobre todo la técnica de utilizar rastreadores satelitales, para conocer con certeza, la ubicación, comportamiento y otros factores claves de los cóndores.

No obstante, Andrés explicó que “los cóndores no entienden de límites”, una circunstancia que les pone en riesgo permanente, ya que salen del control de guardaparques o de los sistemas que los protegen de cazadores y de otras amenazas. Frente a ello él considera que la educación debe ser una tarea prioritaria en espacios como los Zoológicos, “para que la comunidad aprenda a vivir en armonía con los animales y que entienda que las especies silvestres necesitan vivir libres en su hábitat”.

En su intervención, por su parte, Anahí Hidalgo, quien ahora aplica sus conocimientos en la Fundación Cóndor Andino, manifestó que el trabajo de los veterinarios de vida silvestre es algo esencial para conservación. “En este momento estamos trabajando en hematología (análisis de sangre) de cóndores andinos en Ecuador”, indicó, y añadió que los datos obtenidos de esos exámenes permitirán tener parámetros más precisos para conocer con más exactitud el estado de salud de cada individuo.

Anahí aprovechó la oportunidad, además, para enfatizar en la importancia de la tenencia responsable de mascotas. Ella dijo que existen innumerables casos de animales domésticos, especialmente perros, que son abandonados y en muchos casos llegan hasta los páramos donde se convierten en amenazas para animales silvestres.

El jueves 9 de julio se llevó a cabo la tercera transmisión, en la que el invitado fue Michaël Moens, director de Fundación Jocotoco, quien habló sobre la Reserva Chakana, o el santuario de los cóndores, como muchos lo denominan. Él explicó que la importancia de ese sitio se debe, entre otros factores, a los humedales de gran importancia para la biodiversidad, y que desde 2014 se descubrió, en la zona de Píntag, cerca del volcán Antisana, que se congregaban muchos cóndores.

Michaël destacó, especialmente, que en Chakana están el Peñón del Isco y Peñón del Cóndor, este segundo considerado como el dormidero más importante del país, porque ahí se han registrado a cerca de 30 cóndores, como la cantidad más numerosa vista en Ecuador. Igualmente, mencionó la importancia del trabajo de los guardaparques, porque “un área protegida no es solo una declaración, es una responsabilidad en la que los guardaparques tienen un rol importante”.

“Hablemos de cóndores andinos”

El martes 7 de julio se llevó a cabo este webinar, co-organizado con ActiVet, en el que participaron:

  • Alejandra Recalde, Veterinaria Silvestre del Zoológico de Quito
  • Sebastián Kohn, representante de la Fundación Cóndor Andino Ecuador. 
  • Rubén Pineida, gestor cultural e investigador de cóndores andinos. 
  • Yann Potaufeu, biólogo investigador de cóndores en la Fundación Galo Plaza Lasso. 
  • Martín Bustamante, director de la Fundación Zoológica del Ecuador y Secretario del Grupo de Trabajo del Cóndor Andino.

Enlace a la charla completa

Este evento fue programado en la propia fecha de conmemoración del Día del Cóndor Andino, con el propósito fundamental de analizar si las acciones que se han emprendido son suficientes para mejorar la protección al cóndor y su hábitat. El panorama aún es preocupante, porque en los últimos meses se han registrado algunos casos de cóndores atacados o rescatados, lo que revela que estas aves aún viven en un contexto peligroso. La charla fue moderada y guiada por Gabriela Arévalo.

En la primera intervención, Alejandra Recalde ofreció una exposición respecto a “La medicina veterinaria en la conservación del Cóndor Andino”, a partir de su propia experiencia. Entre varios aspectos relevantes, explicó que el protocolo de emergencia para atender a los animales silvestres se compone de 3 procesos fundamentales: recepción, valoración y estabilización del paciente. Inmediatamente se efectúa un examen físico con un enfoque sistemático.

Aparte de la atención veterinaria minuciosa, que incluye procesos como biometría hemática, química sanguínea, coprocultivo, pruebas de microbiología y serología, Alejandra acotó que “la investigación es parte de los zoológicos modernos y una herramienta en la conservación”.

Sebastián Kohn, habló, principalmente, a partir de lo que ha significado para él la investigación con sistemas innovadores, como la marcación o el monitoreo satelital a través de dispositivos rastreadores implantados en los cóndores. Según Sebastián, es una herramienta que ha permitido que se encuentren alrededor de 300 dormideros donde reposan los cóndores en el país.

“La investigación nos lleva a detectar qué le pasa a la especie y a determinar cuáles son las principales amenazas”, comentó Kohn, y al respecto, Martín Bustamante subrayó que la labor de la Fundación Cóndor, complementada por varias entidades más, ha originado un importante salto cuantitativo y cualitativo en investigación sobre cóndores en Ecuador.

En el turno de Rubén Pineida, él centró su exposición en el contexto de la cosmovisión andina, compuesta por el Hanan Pacha (el mundo de los dioses), Kay Pacha (el mundo terrenal) y Uku Pacha (el mundo espiritual), donde el cóndor es el Apu Kuntur, al cual lo identificó, además, como “el rey de los Andes”, por su trascendencia histórica para su comunidad y para la región. Al respecto, Gabriela Arévalo, directora de Educación para la Conservación del Zoológico de Quito, destacó que es muy importante que la ciencia tome en cuenta los aspectos ancestrales para sumarlos a los procesos de protección y conservación de los cóndores.

Por su parte, Yann Potaufeu, biólogo de la Fundación Galo Plaza Lasso, explicó que su trabajo con cóndores comprende un proceso de educación para la gente de la comunidad de Zuleta (norte del Ecuador), Ibarra, Quito y de otras partes del país, con el fin de promover la conservación de cóndores. A eso le complementa la investigación, cuyo objetivo esencial es tener registros claros de las poblaciones y movimientos de cóndores que habitan en la zona de Zuleta. 

El trabajo con cóndores en cautiverio, es otra acción emprendida en la Fundación Galo Plaza Lasso, con el fin de “crear una población de respaldo”, intentando generar reproducciones en algunas parejas de cóndores, según explica Potaufeu, quien también acumula un registro de cientos de fotos de cóndores, para tener un insumo adicional que permita identificar y cuantificar con mayor precisión los grupos de estas aves que monitorea.

Entre algunas reflexiones de conclusión que se emitieron en el encuentro, Martín Bustamante señaló que “el cóndor está en las zonas donde se concentra la pobreza”, recalcando que esa problemática social requiere soluciones urgentes para el bien de la gente que la sufre y con el fin de que los efectos de esa realidad no se traduzcan en amenazas para los cóndores.

Una invitación internacional

Aparte de la agenda oficial establecida por el Zoo, Oasis Wildlife Fuerteventura, parque temático de las Islas Canarias en España, invitó a Martín Bustamante, Director de Zoológico; Gabriela Arévalo, Directora de Educación para la Conservación; y a David Mora, Director de Bienestar Animal, para conversar sobre la relevancia del cóndor como especie emblemática, no solo de identidad nacional, sino también de la conservación de la vida silvestre. 

El interés principal de la charla fue la historia de Iguiñaro, el cóndor rescatado y liberado hace pocas semanas, en medio de la incertidumbre que generó la pandemia. Cada uno de nuestros representantes recordaron cómo fue el proceso para devolver a ese cóndor a su hábitat, donde ya se reunió con su pareja.

“Si bien detrás de Iguiñaro hay mucho trabajo de parte de varias instituciones, él es el que debe ser el protagonista. Que sea él quien mueva los corazones de mucha gente, para generar más conciencia de protección y conservación de la vida silvestre”, expresó Gabriela Arévalo. David Mora añadió que cada caso asumido con animales libres que son rescatados por diferentes circunstancias, es una oportunidad nueva para generar más conocimiento para aprovecharlo en la práctica veterinaria, biológica y social.

Finalmente, Martín Bustamante comentó que “el cóndor es símbolo patrio en casi todos los países andinos, pero a veces resulta un símbolo de identidad vacío”, porque la percepción del cóndor se limita a esa simple nominación, en gran parte de la opinión pública. Por eso, subrayó que es necesario conocer más al cóndor, entre otros tantos aspectos, como el ave que beneficia a su entorno, por su función de limpiador de agua. “Es un animal de viento, de soledad, de libertad, que tiene una marca de tiempo andino”, concluyó.

La motivación de esta extensa agenda de conversatorios fue despertar el interés colectivo sobre la protección y conservación de esta especie en peligro de extinción. Pero ese interés no será suficiente, si en la sociedad no se genera la costumbre de ser más responsables con el cuidado del medioambiente y con la protección de los animales, un hábito que beneficiará al cóndor y a todas las especies silvestres.

Contenidos educativos sobre el cóndor para para niños, niñas y familias

Aparte de las charlas y streamings organizados, el público pudo acceder a contenidos familiares didácticos e informativos, como el programa “El Zoo va a tu casa”, que en su edición del 4 de Julio incluyó material dedicado al cóndor.  

Haciendo click en la imagen puedes acceder al programa completo:

El programa tuvo una activa sintonía de familias enteras, cuyos niños y niñas  demostraron mucho interés por el contenido presentado en “El Zoo va a tu casa”.

                 

Además, el Zoológico de Quito tiene un audiocuento llamado  “El vuelo de Pacha”, con el que se busca crear conciencia de protección al cóndor en los más pequeños de la sociedad. Y de acuerdo con ese mismo propósito, en la cuenta de Facebook de la Fundación Zoológica del Ecuador fueron compartidos algunos dibujos de niños que plasmaron, con puño y letra, la escena más representativa que imaginaron al escuchar este audiocuento.

Finalmente, también fue importante compartir un insumo interactivo informativo sobre el cóndor, desarrollado por el Departamento de Educación, para que los seguidores del Zoológico aprendan los datos fundamentales sobre la anatomía del cóndor, su forma de vida, amenazas y otros aspectos imprescindibles para comprender mejor la necesidad de proteger permanentemente a esta especie en peligro de extinción.

La protección al Cóndor Andino es una misión que compete a toda la sociedad

julio 3, 2020 Posted by Cóndor 1 thought on “La protección al Cóndor Andino es una misión que compete a toda la sociedad”

El 7 de julio es una fecha relevante para la conservación de la biodiversidad faunística del país. Es el Día Nacional del Cóndor Andino, una conmemoración necesaria para remarcar la importancia de proteger a esta especie emblemática del país y de la región que está en peligro de extinción.

Y hablar de protección es referirse a la “lucha contra esa desgracia constante”, como lo denomina Martín Bustamante, director de la Fundación Zoológica del Ecuador, al conjunto de amenazas que enfrentan día a día los cóndores. La cacería ilegal, el envenenamiento, la competencia por alimento con perros ferales y domésticos, la invasión a su hábitat, son algunos de los peligros permanentes que los acechan.

En ese contexto, el Zoológico de Quito tiene preparadas una serie de actividades y difusión de contenidos sobre cóndores, para que la ciudadanía entienda la importancia de proteger a estas aves. El objetivo esencial es que la gente identifique el contexto de ataque contra el cóndor, con el propósito de que esto promueva una acción ciudadana más directa en esta lucha.

Un itinerario completo y diverso

La primera actividad prevista es una emisión especial dedicada a los cóndores de “El Zoo va a tu casa”,  programa que se transmite todos los sábados a las 10:30 por el canal oficial de Facebook del Zoológico de Quito. Este 4 de julio se recordará la historia de Iguiñaro, un cóndor que fue rescatado herido hace pocas semanas por habitantes de la comuna del mismo nombre de esa ave, y que fue liberada en la reserva Chakana, después de recibir atención veterinaria en el Zoológico de Quito durante varios días.

Además, los espectadores podrán conocer el recinto de Kayambi, uno de los cóndores que habitan en el Zoológico. Especialmente, los niños y niñas que se unan a la transmisión tendrán un espacio para hacer preguntas sobre los cóndores, para que aprendan a cuidarlos desde sus tempranas edades.

Por otro lado, el martes 7 de julio a las 18h00, se llevará a cabo el seminario virtual: “Hablemos de cóndores andinos”. Este evento, que es organizado por ActiVet (Actualización Integral Veterinaria) y por el Zoológico de Quito, contará con la participación de los siguientes expertos:

  • Alejandra Recalde, Veterinaria Silvestre del Zoológico de Quito. Su exposición se enfocará en el manejo clínico de los casos de rescate, a la par de un análisis que revele la importancia de desarrollar investigación permanente para contar con refugios, zoológicos y centros veterinarios especializados en animales silvestres.
  • Sebastián Kohn, representante de la Fundación Cóndor Andino Ecuador. Él tratará el tema de la investigación que llevan a cabo en la organización de la que es parte y de la necesidad de esta tarea para la conservación de los cóndores.
  • Rubén Pineda, gestor cultural e investigador de cóndores andinos. Desde un punto de vista de poblador rural, compartirá con la audiencia su criterio sobre lo que significa el cóndor para él y para su comunidad, así como su experiencia de investigación de esta especie de aves.
  • Yann Potaufeu, biólogo investigador de cóndores en la Fundación Galo Plaza Lasso. Su intervención se centrará en la importancia del cóndor en el contexto cultural andino.
  • Martín Bustamante, director de la Fundación Zoológica del Ecuador y Secretario del Grupo de Trabajo del Cóndor Andino. Él dará a conocer las acciones principales que se desarrollan en el Zoológico de Quito, en pos de la conservación del cóndor andino, y enfatizará a profundidad su planteamiento de enfrentar “la desgracia constante” que supone la amenaza a los cóndores.

A más de estas dos actividades, en el transcurso de toda la semana, el Zoológico de Quito transmitirá y compartirá contenidos interactivos e informativos sobre el cóndor andino en sus cuentas de Instagram , Facebook y Twitter. Entre el material previsto que circulará está “El vuelo de Pacha”, un audiocuento sobre la relación de una niña con los cóndores y su afán de protegerlos; streamings en vivo desde el Zoológico con expertos que expondrán aspectos relevantes del cóndor; y activaciones interactivas para que el público aporte con mensajes y contenidos propios inspirados en la protección del cóndor andino.

El Condor Iguiñaro, fue liberado por el Zoo de Quito y ya recorre los páramos andinos

mayo 30, 2020 Posted by Cóndor 4 thoughts on “El Condor Iguiñaro, fue liberado por el Zoo de Quito y ya recorre los páramos andinos”

En medio de una de las crisis más difíciles para el mundo, un cóndor andino recuperó su libertad. La mañana de este sábado, El Zoológico de Quito se despidió del cóndor “Iguiñaro”, en la reserva Chakana (provincia de Pichincha), para que pueda insertarse rápidamente en su hábitat natural. Después de un mes y tres días de vivir bajo cuidado humano el cóndor “Iguiñaro” emprende vuelo en el Santuario de Cóndores del Ecuador. Sus alas extendidas sobre los páramos noroccidentales de Quito son un símbolo de esperanza, del compromiso por salvar a una especie que en menos de 10 años podría desaparecer, pero al mismo tiempo un recordatorio de la crueldad y la indiferencia humana ante la vida silvestre.

La tarde del lunes 27 de abril el Zoológico de Quito, a las 17:37 recibió la llamada de Luis Perugachi para notificar que había visto un cóndor herido en la zona superior de Iguiñaro (Parroquia de El Quinche), indicaba que lo trasladarían hacia una zona poblada. El equipo del Zoológico acudió de inmediato al sitio. Después de varios días de atención clínica y exámenes médicos el cóndor fue dado de alta y salió de la zona de hospitalización del Zoológico de Quito para ser trasladado hasta los recintos de aislamiento para cóndores.

“Iguiñaro” aparenta edad adulta avanzada estimada en el desarrollo de pliegues en sus crestas y carúnculas. Para tener mayores referencias de su edad el equipo veterinario del Zoológico realizó una comparación con los cóndores que albega, cuyas edades son conocidas, y se estima que tiene entre 30 y 50 años.

Un disparo en su cuerpo lo extrajo de su hábitat. Sin la reacción inmediata y adecuada de tres moradores de la comunidad de Iguiñaro pudo haber sido uno más de los cóndores que mueren cada año en el Ecuador. Su situación muestra la frágil relación del hombre con los Andes, con la vida silvestre. Es una especie que la gente conoce, es vista como emblema nacional, pero esto no ha servido para frenar y enfrentar las amenazas que merman su población. El conocimiento que la ciudadanía tiene del cóndor es superficial, no conocemos a profundidad sobre esta especie, su aporte ecosistémico, su relación con el agua y los páramos, el peligro constante en el que vive y su posible pronta extinción. No reconocemos el daño que nuestras acciones han ocasionado en su hábitat y en su supervivencia.

El Santuario donde en estos momentos vuela “Iguiñaro” posee en su interior el 16% del todas las áreas de uso de cóndor andino registradas en el Distrito Metropolitano de Quito y se constituye como uno de los sitios de mayor concentración de la especie a nivel nacional, en esta área se han registrado hasta 49 individuos y es el hogar de la pareja reproductiva monitoreada más exitosa del mundo con siete eventos reproductivos en los últimos siete años.

Reserva Chakana
“Iguiñaro” fue identificado por primera vez en Zuleta en el 2016 junto a una hembra, el 27 de abril del 2020 es rescatado en una de las quebradas del Área de Protección Hídrica Cerro Las Puntas y hoy alza su vuelo en uno de los peñones de la Reserva Chakana, un lugar de percha, dormidero y anidación perfecto para que pueda empezar nuevamente a recorrer el territorio.

La Reserva Chakana –donde fue liberado “Iguiñaro”- es considerada como el santuario de los cóndores del Ecuador. Fue creada por Fundación Jocotoco, en 2011, con el objetivo de proteger los dormideros y los sitios de anidación más importantes del país para esta especie.

Para Michaël Moens, director conservació de Fundación Jocotoco, “es simbólico que a un cóndor rescatado en El Quinche se lo libere en un sitio donde está la mayor confederación de cóndores del Ecuador. A esta área se la conoce como el aeropuerto internacional de los cóndores, porque curiosamente cóndores que se han visto en Cotopaxi, e incluso en Colombia, han llegado a esta reserva”, cuenta el investigador. Esto, debido a características como sus corrientes ascendentes de aire caliente, disponibilidad de alimento y por ser un hábitat protegido.

La Reserva fue creada con el objetivo de proteger los dormideros y los sitios de anidación más importantes del país para esta especie. Concentra remanentes de importantes ecosistemas andinos que se han perdido a lo largo del tiempo por actividades relacionadas a la agricultura, ganadería y urbanización; así se convierte también en un área de conservación del oso andino, tapir de montaña y una zona indispensable para la preservación de los páramos y los humedales de alta montaña, que son claves para el abastecimiento del agua.

“Iguiñaro”, el número 16
“Iguiñaro” mantendrá la secuencia numérica de bandas alares para cóndores marcados en Ecuador; es el décimo sexto cóndor marcado por Fundación Cóndor Andino y The Pererine Fund. Un rastreador satelital donado por el Municipio de Quito acompañará al cóndor en su nuevo comienzo.

El seguimiento del vuelo del cóndor estará́ a cargo de la Fundación Cóndor Andino, en el marco de los proyectos financiados por el Fóndo Ambiental y el Municipio de Quito. El rastreo satelital ha mostrado que los cóndores pueden tener áreas de vida que varían entre los 3.000 km2 a los 30.000 km2, dependiendo de los individuos, su estado de madurez y sexo. Los datos que se recaben del seguimiento a “Iguiñaro” permitirán conocer sus movimientos, ubicación, zonas de socialización con otros cóndores, lugares de anidación y dormideros. Por tanto, contribuirán para la investigación que se realiza de esta especie, la cual permite plantear acciones de conservación de vital importancia.

La conservación del DMQ es primordial para la protección de la especie
“Para mí este momento es un compromiso para seguir trabajando por esta causa. Agradezco a todos ustedes, porque aquí veo que se han sumado varías voluntades. Ustedes, chicos que lo rescataron (al cóndor), se preocuparon por él; dijeron: ‘Vamos a verificar que lo lleven al zoológico’, donde estuvieron plenamente seguros de que iban a ayudar a Iguiñaro. Quito es tierra de cóndores, tierra de osos, de colibríes. Tenemos estos páramos maravillosos. Ahí está nuestra alta responsabilidad y confianza en la juventud de que los sepamos preservar”, dijo el alcaldeJorge Yunda, durante el proceso de liberación.

La presencia del burgomaestre y el apoyo a la conservación de los cóndores es indispensable, pues en los límites del Distrito Metropolitano de Quito se encuentran, al menos, 20 territorios de anidación identificados. Esto significa, según el Plan de Acción de Conservación del Cóndor Andino, que Quito alberga a cerca del 50% de las posibles parejas reproductivas que existen en el Ecuador y 9 de los 16 nidos registrados hasta la fecha en todo el territorio nacional. Por tanto, el 53% de la población nacional de cóndores dependería de los ecosistemas existentes en Quito para su reproducción, convirtiendo a los páramos del DMQ en territorios estratégicos para la conservación de la especie.

A nivel nacional es indispensable el compromiso activo de autoridades ambientales y actores en el ámbito de la conservación. Las acciones deben centrarse en evitar el declive continuo que está llegando a un estado irreversible para la población de cóndores en el país. Entre algunas de las acciones que el Plan de Acción para Conservación del Cóndor plantea están: Mejorar las condiciones de hábitat en áreas críticas para la conservación de la especie (como las parroquias orientales de Quito). Reducir la competencia por alimento que plantean los perros ferales y domésticos asilvestrados mediante campañas de esterilización en comunidades, así como el control y erradicación de perros en el hábitat del cóndor. Limitar actividades en áreas vitales para el éxito de anidación o descanso en estas aves. Desarrollar un plan de educación ambiental a nivel nacional centrado en la conservación del cóndor.

La acción comunitaria
La ayuda y acción inmediata de tres pobladores de la comunidad de Iguiñaro fue indispensable para poner a salvo al cóndor. Tras darse cuenta de que el cóndor no podía levantar vuelo decidieron rescatarlo para intentar ponerlo en manos del Zoológico quiteõ con la intención de que ayuden al cóndor. Después de un mes del rescate, Marco y Pablo vega junto a su cuñado, Luis Perugachi afirman estar comprometidos con la vida silvestre y el cuidado del agua en esta zona en donde se promueven modos de vida que cuiden el ecosistema y aseguren la provisión de agua para los ecosistemas y la gente. “Es una alegría para todos que él sí pueda estar libre”, Marco Vega.

Confirmamos la recuperación de cóndor Iguiñaro y nos alistamos para su liberación

mayo 22, 2020 Posted by Cóndor 0 thoughts on “Confirmamos la recuperación de cóndor Iguiñaro y nos alistamos para su liberación”

La vida de Iguiñaro (cóndor hallado con un perdigón incrustado en su pecho, en El Quinche) se encuentra fuera de peligro. A tres semanas de su rescate, esta ave emblemática continúa recuperándose en el Zoológico bajo el cuidado del equipo veterinario. Su actual estado clínico y su evolución permite pensar en su pronta liberación.

A través de varios exámenes clínicos y una tomografía, los especialistas del zoológico determinaron que el perdigón ubicado en el cuerpo del espécimen no está afectando órganos vitales ni está provocando intoxicación por plomo, por lo que no representa peligro para su vida. Esto quiere decir que el cóndor no necesitará una cirugía. 

Los estudios también determinaron que Iguiñaro es un cóndor de edad adulta, cuya edad exacta es difícil estimar, pero se presume que puede estar en un rango de 30 a 50 años. Su estado clínico en estos momentos es estable y es capaz de extender sus alas para levantar vuelo, sin presentar dolor. Ha recibido el alta clínica. 

“La importancia de una liberación pronta radica en que el cuerpo todavía mantiene la memoria del estado de libertad. Mientras antes regrese al páramo, él podrá retomar sus vuelos y buscar comida por sí solo. El rescate de Iguiñaro impuso una serie de desafíos por los aspectos logísticos de la emergencia sanitaria y la incertidumbre del manejo de un paciente silvestre El seguimiento fiel de protocolos veterinarios ha sido clave para continuar soñando con el retorno a libertad de esta ave” afirma Martín Bustamante, director del Zoológico de Quito.

En estos momentos el Zoológico de Quito y la Fundación Cóndor Andino con el aval del  Grupo Nacional de Trabajo del Cóndor se encuentran preparando el protocolo para la liberación del ejemplar, en coordinación con las autoridades ambientales. Previo a este paso, la Fundación Cóndor Andino colocará al ave un rastreador satelital, donado por la Secretaría de Inclusión Social del Municipio de Quito, que permitirá monitorearlo para conocer detalles de su desplazamiento y ubicación. De esta forma, se puede conocer su su estado a través del seguimiento en campo. 

“Es de vital importancia liberar a “Iguiñaro” con marcas, si no hubiera un marcador satelital lo mínimo que se necesitaría serían bandas alares para reconocerlo en el campo.

El rastreador nos permitirá seguirle al cóndor, nos enseñará en dónde duerme, por dónde vuela, dónde se está alimentando. Ya que los cóndores son especies sociales nos mostrará en donde otros cóndores están realizando estas mismas actividades. Esperamos identificar su área de vida, si tiene pareja, si tiene algún nido, si es reproductivo todavía”, Sebastián Kohn, Director Fundación Cóndor Andino.  

La utilización de varios rastreadores en cóndores y su monitoreo permite conocer el estado real de esta especie y qué ocurre con la población de cóndores silvestres en Ecuador, datos indispensables para que las autoridades tomen decisiones de conservación apropiadas para salvar a esta ave de la extinción. 

Pese a encontrarse en peligro crítico de extinción, los ataques contra cóndores continúan en el país. Lo ocurrido con “Iguiñaro” evidencia, una vez más, el constante peligro que enfrenta esta especie. La noticia de su próxima liberación genera satisfacción, pero también incertidumbre al saber que, en estado silvestre, este ejemplar seguirá expuesto a la caza, al envenenamiento y a la posibilidad de una nueva agresión.

En el marco del proyecto de Monitoreo e Investigación del Cóndor Andino la Fundación Cóndor Andino The Peregrine Fund y ha marcado 15 cóndores de los cuáles 12 con rastreadores satelitales, al momento se cuenta con una base datos que ha permitido realizar un censo poblacional de cóndores en el país, al 2018 aproximadamente 150 individuos. Entre los datos recabados por la investigación generada, se ha logrado determinar que el Distrito Metropolitano de Quito es el territorio más importante a nivel nacional para esta especie: aquí se congrega la mayor población y cantidad de sitios de anidamiento.

Iguiñaro, visto por primera vez en 2016

Los cóndores andinos recorren libremente los páramos en busca de alimento y protección. Los sobrevuelan por kilómetros hasta llegar a un punto seguro. Para Iguiñaro, cóndor recientemente rescatado, los viajes también han formado parte de su aventura.

El biólogo Yann Potaufeu, de la Fundación Galo Plaza Lasso, ha recopilado imágenes y datos que determinan que Iguiñaro fue visto por primera vez, en 2016, en la comunidad de Zuleta (Imbabura), en compañía de una hembra. El investigador ha registrado tres avistamientos de este cóndor y su pareja, entre octubre y diciembre de ese mismo año, durante los cuáles fotografío e identificó al cóndor. 

El trabajo de foto-identificación e investigación, que se realiza desde hace cinco años, ha permitido conocer a los cóndores silvestres gracias a las marcas únicas que ellos tienen en sus rostros. De esta manera es más fácil el seguimiento a cada individuo, tanto en vida libre o cuando enfrentan algún problema como “Iguiñaro”. Este tipo de datos brindarán más información conforme las observaciones se acumulen a lo largo del tiempo y se extiendan más allá del tiempo de vida de un cóndor.

Los cóndores son monógamos: escogen a una pareja para toda la vida. Cuando uno de los dos desaparece, existe la posibilidad de una nueva unión en etapas juveniles. Sin embargo, en su edad madura, estas aves anulan sus opciones para quedarse solos. Esto advierte sobre la fragilidad de esta especie y su necesidad de respeto y protección.

Iguiñaro, también tiene una historia que, desde hace tres semanas, se vio truncada a consecuencia de la cacería. Hasta hace poco tiempo, recorría Los Andes acompañado de su pareja; hoy se desconoce si tras su liberación, deba retomar su vuelo en soledad.

Desde el 2013 el rescate y las liberaciones promueven la comprensión de la vida de los cóndores libres

  • En junio del 2013 “Felipe” fue rescatado en Napo cerca de Cosanga y liberado en La Mica en Antisanilla después de estar en cautiverio debido a su delicado estado de salud por casi un mes. Fue el primer cóndor liberado con rastreador satelital, después de 8 meses fue encontrado muerto con impactos de bala de grueso calibre en los páramos cercanos a la laguna de Salayambo en Napo. 
  • En mayo de 2014 “Polito” fue el segundo cóndor liberado con rastreador,  llegó al Parque el Cóndor con una fractura en la cara.
  • En el mismo año “Quipo”, un cóndor juvenil de entre uno y dos años de edad, recobró su libertad después de haber sido rescatado cerca en Baeza.  
  • Pawai fue rescatado en Tababela y fue liberado en Zuleta con su respectivo transmisor y marcas en sus alas. 
  • En 2019 dos cóndores fueron encontrados con signos de envenenamiento, el juvenil fue liberado pocos días después. ‘Morro’, el mayor de estos dos, necesitó un proceso de rehabilitación más extenso, previo a su liberación fue marcado con un rastreador satelital y bandas alares para su monitoreo. 

Desde que empezó el proceso de marcaje satelital de cóndores rescatados y liberados,  se ha generado información crucial para gestionar acciones y políticas orientadas a conservar la especie en los páramos del Ecuador. El conocimiento sobre la especie ha crecido gracias al esfuerzo de la investigación, pero también se ha alcanzado a comprender que las amenazas son mayores que antes y que 150 cóndores es un número muy bajo que reclama acciones urgentes por la especie.

Conoce la primera parte de esta historia

Condor Silvestre fue rescatado y se mantiene con pronóstico reservado

mayo 8, 2020 Posted by Cóndor 0 thoughts on “Condor Silvestre fue rescatado y se mantiene con pronóstico reservado”

Un nuevo incidente contra los cóndores se registró en el país, esta vez, en medio de la emergencia sanitaria por el COVID-19. El ave, un macho de edad madura, fue encontrada con la herida de un perdigón en su cuerpo, el pasado lunes, en el sector del río Aglla, en la parroquia El Quinche, al nororiente de Quito. 

Habitantes del sector informaron del hallazgo al Zoológico de Quito, que realizó el trabajo de contención del ave (que mostraba un evidente un estado de debilidad) para brindarle la atención veterinaria urgente. Luis Perugachi, persona que reportó el hecho, indicó que en el lugar en donde se encontraba el animal corría un riesgo muy alto al ser una zona transitada y justo arriba de donde se divide la toma de agua, un chaquiñán concurrido. “Él nos vio y no voló, ni nada; se quedó estático”, relató.

Inmediatamente, el animal fue trasladado al hospital veterinario MediPet, donde el equipo veterinario del Zoológico llevó a cabo el protocolo establecido para emergencia con cóndores, esto incluye: terapia de fluidos, oxígeno y manejo del dolor. “Una vez estabilizado el paciente buscamos la causa que le está produciendo la afección”, explicó Alejandra Recalde, veterinaria del Zoológico. Las  proyecciones radiográficas de todo el cuerpo del cóndor permitieron identificar la presencia de un perdigón a nivel del músculo pectoral izquierdo, lo que causa molestia al cóndor en el momento de realizar la palpación. 

De acuerdo con las primeras valoraciones médicas, el cóndor se encuentra estable, sin embargo su pronóstico es reservado. Se están esperando los resultados de los análisis de sangre y planificando los siguientes pasos del plan terapéutico, los cuales se informarán en los próximos días mientras el animal permanece en la clínica veterinaria del Zoológico quiteño bajo cuidado y observación  de los especialistas. ok

Encontrado en un área protegida

El equipo del Zoológico decidió nombrar Iguiñaro al cóndor, en honor a la comuna donde fue encontrado. La zona está dentro del Área de Protección de Humedales del Cerro Las Puntas. Desde 2006, el Fondo para la Protección del Agua (FONAG) trabaja en el área para promover modelos de uso sustentable de los recursos para proteger las fuentes de agua y los lugares por los que ella transita. Esta institución ha trabajado de manera participativa con las comunidades locales en restauración y educación ambiental y procesos de conservación de los páramos. 

Para Susana Escandón, coordinadora del área Cerro las Puntas, se ha logrado consolidar una base social que apoya la vigilancia en temas de cacería, problema que se da en las zonas altas por hacendados que permiten estas prácticas. “Toda esa franja de bosques corresponde a muchos actores privados, con quienes es complejo coordinar o tener una acción para el cuidado del ecosistema”, menciona. 

Los Andes Orientales del Distrito Metropolitano de Quito –incluida la zona de El Quinche, donde se realizó el rescate al cóndor, son los lugares más importantes para la especie en el país. A través de datos satelitales “se identificaron lugares de concentración de dormideros y de anidación cerca a lugares poblados y con gente alrededor”, menciona Sebastián Kon, director ejecutivo de la Fundación Cóndor Andino. Está información se obtiene gracias a la marcación satelital de cóndores y el monitoreo que, desde 2011, realiza esta organización.

Marco Romo, director de Patrimonio Natural de la Secretaría de Ambiente de Quito, señala que el cóndor andino es una especie de especial importancia para el Distrito Metropolitano y que en torno a ella se desarrollan valores para su cuidado y del medio en que vive. Romo también menciona que “se trabajará con las autoridades ambientales nacionales para sancionar a los responsables y establecer acciones de protección para la especie”. 

 

Cóndores, una preocupación creciente

El caso de Iguiñaro se discute en el seno del Grupo Nacional de Trabajo del Cóndor Andino en Ecuador (GNTCA), en el que participan el Ministerio del Ambiente y autoridades ambientales locales que gestionan la problemática en territorio, para abordar esta problemática preocupante por cuán recurrente es. El último caso de un cóndor disparado, en el país, ocurrió en diciembre de 2019.  

En los últimos 18 meses, se han registrado cuatro cóndores envenenados o disparados. Esta problemática se hace más fuerte, porque relatos de la gente reportan eventos de envenenamiento masivo y muerte de, al menos, otros nueve cóndores. Martín Bustamante, secretario del Grupo Nacional de Trabajo del Cóndor y director del Zoológico de Quito, afirma que “este  nuevo caso nos preocupa por el contexto nacional en el que ocurre; su tratamiento se dificulta por las condiciones actuales, pero en este cóndor encontramos la razón de ser del Zoológico de Quito”.

La preocupación por esta especie crece cada día y ha resultado difícil que la sociedad conformada por los diferentes niveles de gobierno y actores de la sociedad civil pueda asegurar mecanismos que garanticen la persistencia del cóndor andino. En el caso de la comunidad donde fue encontrado el cóndor Iguiñaro, fue notable la preocupación que los pobladores mostraron y hace visible la importancia de la vinculación ciudadana en la vigilancia para proteger al cóndor en una intención colectiva por su conservación.

Síguenos en Instagram

 

© Fundación Zoológica del Ecuador 2020

error: Contenido de esta pagina está protegido por derechos de autor.
×

Hola!

Consúltanos en nuestro chat de WhatsApp o envíanos un correo a info@quitozoo.org

× ¿Cómo puedo ayudarte?